Análisis

Juan alfonso romero

Asignatura pendiente

Diario DE JEREZ aportaba un interesante y acertado dato sobre la evolución de las academias de Inglés en nuestra ciudad en estos últimos años. Y es que históricamente cuando países muy cercanos como Portugal se mueven en porcentajes muy elevados de conocimiento y habla del idioma Inglés, aquí en España y cómo no en Jerez estamos en cifras muy por debajo. Estas cifras vienen empujando desde siempre. Desde el punto de vista de mercado está justificado ese crecimiento de pasar de tres academias a cincuenta en los últimos años en Jerez porque demanda existe a tenor de la carencia tan manifiesta en esta disciplina y las exigencias actuales que tenemos los jerezanos y los españoles en general. Lo que sí me llama la atención es que esta asignatura pendiente del Inglés tiene una percepción distorsionada desde el punto de vista de la demanda. Y a las pruebas me remito: la proliferación de academias ha sido de las llamadas academias 'tradicionales'. Es decir, las academias que te apuntas, pagas todos los meses una cuota, cuando quieras te vas y tienes al profesor para clases individuales o en grupo, según elijas la modalidad. En cambio, las academias que se establecieron en su día como franquicias no llegaron a consolidarse entre otros motivos porque era enseñanza multimedia: presencial para un segmento de entre 18 y 40 años que trabajaban, necesitaban aprender Inglés y no tenían tiempo. Método en el que el alumno pasaba un 70% con el ordenador y los auriculares haciendo el curso multimedia interactivo y el otro 30% aproximadamente con el profesor. Para eso hay que ser disciplinado y constante. De este modo se aprendía pero mucha gente con el tiempo se desanimaba. Otro motivo que ayudó a su fracaso fue el modelo de financiación de los cursos porque comprabas un método y si abandonabas seguías pagando el curso aunque no asistieras. Otro, el principal motivo era la mentalidad que tenían esas franquicias comportándose como grandes multinacionales. Tenían una política sobredimensionada, eran agresivos en ventas y tenían una estructura muy pesada de gastos. Gastaban o pretendieron invertir mucho en marca y publicidad. Pero en realidad eran sencillamente academias de Inglés. Un modelo de enseñanza que era incompatible con la mentalidad del español adulto para aprender inglés por el método multimedia. Así lo sentenciaron en sendos informes sectoriales que encargó la banca. En aquel entonces la banca era un socio estratégico muy comprometido con estas entidades. Las academias que han conseguido sobrevivir y experimentar un saludable crecimiento han sido las academias 'tradicionales' aunque muchas de ellas copiaron la imagen y distribución de sus aulas de aquellas franquicias. En España y cómo no en Jerez sigue habiendo demanda de esta disciplina. Lo que nos pasa a muchos es que queremos adelgazar pagando el gimnasio pero sin asistir al gimnasio y aprender Inglés sin asistir a clases. Eso es lógicamente imposible y vaya usté condió.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios