Análisis

M. S. Manuel sotelino

Comienza en el obispado la semana dedicada a las familias cristianas Cofrades globales

'La familia, lugar de encuentro con el perdón de Dios' es el lema del ciclo

El Auditorio San Juan Pablo II acogerá entre el 12 y el 17 de febrero una conferencia, una exposición y una proyección en la XXIII Semana de la Familia que, con un formato novedoso, propone contenidos bajo el lema 'La familia, lugar de encuentro con el perdón de Dios'.

La Delegación Diocesana de Pastoral Familiar y Defensa de la Vida ha elaborado este interesante programa abierto a cuantas personas deseen participar y que será completado con las siguientes convocatorias: el martes 12 de febrero a las 12 horas, inauguración de la exposición 'Testimonios de fe y perdón', a cargo de Ayuda a la Iglesia Necesitada. Abierta hasta el viernes 15 de febrero en horario de 12 a 14 y de 17 a 20 horas.

El jueves 14 de febrero a las 20 horas tendrá lugar una ponencia sobre 'El perdón de Dios hace posible recuperar la belleza y la grandeza del matrimonio' por de Juan Luis Gadea Navarrete y Magüi Gálvez Saravia, iniciadores del Proyecto Amor Conyugal.

El sábado 16 a las once de la mañana, está prevista la proyección de 'El mayor regalo', film de Juan Manuel Cotelo, con entrada de 5 euros como donativo a Ayuda a la Iglesia Necesitada.

La semana dedicada a la familia concluirá el domingo 17 de febrero a las 11,30 horas con la Misa de San Valentín, presidida por monseñor José Mazuelos Pérez, obispo diocesano de Asidonia-Jerez.

Por otro lado, informar que Las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús recibieron en su iglesia de Santísima Trinidad a religiosas y religiosos de todas las comunidades con monasterio en Asidonia-Jerez para la celebración de la Jornada de la Vida Consagrada cuya eucaristía ha presidido monseñor José Mazuelos Pérez. El prelado recordó el sentido de la fiesta de la Presentación de Jesús en el Templo y la realidad de un Dios cercano

que también se hace patente en la vida consagrada de estas mujeres y hombres entregados a la oración y el servicio al prójimo a través de los diversos carismas.

En su homilía, el pastor asidonense ha subrayado especialmente el voto de la obediencia y su sentido en la vida en los conventos. Ha pedido a las religiosas y religiosos que mantengan la ilusión "de sus primeros amores con Dios" y que lo transmitan saliendo también, como invita el Papa Francisco, a las periferias existenciales.

PUES sí que trajo cola la mesa redonda del pasado día 25 de enero en la querida cofradía de la Paz de Fátima. Aquello trató sobre las redes sociales y las hermandades y cofradías de nuestra ciudad. Así que se debatió y se discutió de todo ello y su incidencia en nuestras corporaciones. No voy ahora a encender una cerillita para caldear de nuevo el ambiente. Ya dio de sí bastante con algunos 'fake new', vídeos y grabaciones secretas al más puro estilo Villarejo. En definitiva, toda esta farfolla que desmerece mucho y que hace que uno reconsidere muy seriamente su condición como cofrade.

Yo me quedo con la globalización cofrade. Antes de la llegada de todas estas historias de las redes sociales, muchas de nuestras aficiones, filias y fobias quedaban en el ámbito o de lo privado o de los más cercanos. De hermanos mayores como Juan de Mata o Martínez Arce nunca supimos si les gustaba el pollo en pepitoria tanto como el andar elegante de un paso de palio.

Ahora no es así. Uno echa un vistazo por las redes sociales y parece que conoces de toda la vida a los hermanos mayores actuales y a los que tengan que venir a presidir un pleno en Curtidores. Eso es lo que han traído las redes sociales. Tanto es así que no es de extrañar ver en calzonas al hermano mayor de la cofradía más seria del planeta o comprobar cómo celebra la Nochevieja un conocido cofrade con un plato de queso en una mano y una botella de tequila por la mitad en la otra. No sé si me explico.

Al actual presidente del consejo se le ha dado por activa y por pasiva. Sin piedad. Pero también es cierto que lo que puede venir tiene muchos visos de ofrecernos días de gloria. Es lo que tiene todo este escaparate del Twitter y el Facebook. Un vídeo grabado y colgado a destiempo y el posterior arrepentimiento por una imagen que quizá no es la más adecuada. Y es que, lo que uno hace en una noche loca en Jerez, puede tener una gran trascendencia incluso en el aldea más remota de las montañas de Alaska. Un lugar donde aún no han llegado las cofradías ni los acalorados grupos de whatsapp. Pero desesperen mucho, que todo se andará.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios