Análisis

Antonio mariscal Presidente del Clúster Turístico Ciudad de Jerez

Congelados pero unidos

En estos días en los que la ola de frío nos atenaza hasta hacernos tiritar, las empresas turísticas de la ciudad pasamos de la hibernación provocada por el Covid a la congelación más absoluta de la actividad y de la demanda.

A todo esto, se asoma una muy dura cuesta de 'enerofebreromarzo' que se hará interminable y que afrontaremos sin facturación, sin recursos económicos y con mucho mucho endeudamiento.

Nuestras empresas, querido lector, abarcan amplios subsectores de actividad de los que nadie se acuerda como son los organizadores de congresos y actividades, caterings, espacios singulares, agencias de viajes emisoras y receptivas, guías de turismo, actividades culturales, transporte de viajeros... entre otros muchos, sin contar los sectores auxiliares que nos prestan apoyo y que configuran un amplio tejido empresarial que ha costado tejer muchos años a base de esfuerzo y altas dosis de creatividad e ilusión y que de su supervivencia depende que el sector turístico sea la fuerte palanca de recuperación económica en la que se apoye nuestra ciudad cuando seamos capaces de vencer definitivamente al virus.

Los empresarios turísticos de nuestra ciudad, pequeños todos, no lo olvidemos, vivimos con la angustia de no saber si seremos capaces de pagar los préstamos recibidos, en muchos casos avalados personalmente con nuestros propios domicilios, o si podremos mantener los puestos de trabajo de nuestros trabajadores a los que consideramos parte de nuestra familia.

Frustración y desesperación son las palabras más mencionadas en las conversaciones con mis compañeros empresarios. Ante este desolador escenario, nuestras asociaciones empresariales en general y el Clúster Turístico Destino Jerez en particular, son a pesar de todas las tribulaciones que estamos sufriendo instrumentos de unidad al servicio de las empresas velando con el esfuerzo y dedicación de los directivos a que no caigamos en el desánimo ni la falta de esperanza en nuestro futuro.

Estamos forzosamente hibernados, incluso congelados, pero sintiendo el calor de la unidad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios