Análisis

carmen pérez

Universidad de Sevilla

Cumbre sobre la moneda digital en Sevilla

Durante el 26 y 27 de mayo se ha celebrado en Sevilla el 1st Digital Coin & European Financial System, coorganizado por Fibes y el Ayuntamiento de Sevilla, y con Santander, Caixabank y el Grupo Indra como patrocinadores. Un evento, como reza su publicidad, virtual y de alcance global. En el foco de análisis, por una parte, las criptomonedas, que han venido para quedarse, y por otra, las monedas digitales de los bancos centrales. Aspectos tecnológicos, como el blockchain, de seguridad cibernética, fiscalidad, protección de datos, regulatorios o de impacto en la política monetaria han ido tratándose por más de 50 ponentes de primera línea. Un debate necesario ante lo que es una realidad cercana: la moneda virtual será lo usual dentro de pocos años y los medios de pagos serán más rápidos, más inclusivos y más baratos.

La tecnología, siempre empujando al cambio, ha propiciado el nacimiento de multitud de criptomonedas privadas, tanto las que fluctúan enormemente, como el bitcoin, lo que favorece su uso especulativo, y el de las criptomonedas estables, como el proyecto Libra (ahora Diem) de Facebook, las cuales fijan su cotización frente a monedas convencionales. Esto ha puesto en jaque la soberanía de las monedas públicas, las respaldadas por los bancos centrales, que no han tenido más remedio que abrazar también la creación del dinero en formato digital.

Los bancos centrales ya no tienen ninguna duda. No sólo por estas amenazas desde el mundo privado. También porque ninguno quiere quedarse atrás. Algunos, como el de China, ya está experimentando con el yuan digital. Y esto introduce un importantísimo aspecto geopolítico, por el papel que pueden jugar en la carrera por la hegemonía mundial.

Pero este cambio no resulta nada fácil. El comisario del encuentro, Aldo Olcese, ha resumido muy bien que el gran desafío consiste en conciliar la "innovación, la soberanía monetaria y la estabilidad financiera". La aparición de la moneda digital soberana puede traer consecuencias muy drásticas sobre el sistema financiero tal y como está configurado actualmente, especialmente para los bancos. La posibilidad de mantener dinero seguro en formato digital puede desplazar los depósitos bancarios, comprometiendo su supervivencia. Además, tendrían que enfrentar una competencia abierta y podrían sufrir pérdidas masivas de clientes.

Así, inevitablemente el dinero digital soberano tendrá que introducirse con limitaciones en aras de mantener la estabilidad financiera. Ahora, los bancos, viendo como irremediable el cambio, lucharán por ser los colaboradores para diseminar los nuevos euros. Por otra parte, son muchas las advertencias sobre el crecimiento del poder de los bancos centrales y consecuentemente del control sobre el ciudadano. Todo dependerá de cómo se haga. Cuántos inconvenientes, implicaciones y peligros a considerar, tanto para las criptomonedas como para el dinero digital soberano, han salido a la luz durante las dos jornadas. Y al contrario, cuántos punto de vista con esperanza de que estos cambios van a alumbrar un sistema monetario y financiero mucho mejor que el tenemos ahora. Ortega estaría encantado con esta cumbre.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios