Análisis

MIGUEL ÁNGEL MONTERO JORDI

La esencia

Si consideramos el ritmo de vida que muchas personas llevamos, lleno de actividades, ocupaciones, preocupaciones, y una prisa frenética por cumplir con nuestras tareas y obligaciones, puede suceder que de una manera imperceptible vayamos perdiendo el norte de nuestra brújula interior, y en lugar de llevar nosotros las riendas de nuestra vida, es el estrés de la vida la que nos lleva a nosotros día a día, incluso por caminos que no nos gustan, ni nos llenan de satisfacción personal. Una vez llegados a esa situación se impone necesariamente volver a descubrir el valor de 'lo esencial' de nuestras vidas. Muy seguramente, si escarbamos un poquito nos daremos cuenta de que la mayor parte de nuestras vidas la dedicamos a cuestiones accesorias y secundarias, al precio de abandonar el cuidado y la vivencia de lo que para cada uno de nosotros es 'lo esencial' de la vida.

¿Qué es esencial en tu vida para ser feliz?, ¿ ocupa lo esencial el mejor tiempo y cariño de tu vida? Pensémoslo y hagamos un esfuerzo por volver a redescubrir y vivir lo esencial , y pasar a un segundo plano lo accesorio y lo que no llena de felicidad. Reivindico hoy en día el hacernos las preguntas que las personas de todo tiempo y lugar se han hecho para encontrarse a sí mismos: ¿De donde vengo?, ¿dónde estoy?, ¿a dónde voy?, ¿qué sentido tiene mi vida y lo que hago?, ¿qué hay después de la muerte? La respuesta a estas preguntas dan sentido a nuestras vidas y nos ponen delante de lo esencial. Todos tarde o temprano nos hacemos estas preguntas, y cuando uno las afronta con honestidad no se puede negar que para responder a muchas de ellas hay que encontrar la respuesta fuera de nosotros mismos.

Muchos hemos encontrado en Dios la respuesta. Y hablando de preguntas que nos centren en lo esencial, Jesús de Nazaret nos deja con una para que reflexionemos seriamente cuando dijo: ¿De que le sirve a uno ganar el mundo entero, si se pierde a sí mismo? Mejor no perderse a uno mismo, ¿No?.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios