Como si no fuera con ellos, desde que comenzó toda la problemática de la guerra entre Rusia y Ucrania y lo que conlleva, los medios de comunicación parecen haber dejado de lado, para siempre, la psicosis del coronavirus. Como consecuencia, la gente también se preocupa únicamente ya de la guerra, del precio de la gasolina y de la supuesta falta de aceite de girasol en los supermercados. Aunque se siguen viendo, cada vez son menos las personas que van con mascarilla por la calle y es que, claro, a quién le importa ya un virus cuando resulta que vamos a morir por no poder freír un huevo o coger el coche.

Y es que, al final, parece que desde hace justo dos años -cuando se decretó el estado de alarma-, la vida se ha empeñado en que haya siempre un tema para tener a la gente de los nervios. Para tenerla de los nervios y para que tengan siempre algo de lo que opinar como si todos fuéramos expertos en no sé qué.

Por un lado, ya se ha visto más de un supermercado 'racionando' productos como el aceite de girasol por la paranoia de la gente. Y no es que no haya aceite de girasol suficiente para todos; es que, si el supermercado pone al día 100 litros -por decir-, si llega uno y se lleva la mitad, obviamente, se acabará. Se demuestra así, por un lado, la psicosis colectiva y, por otro, la insolidaridad. Si de verdad faltara aceite de girasol, a más de uno le daría igual que su vecino no tuviera ni una gota, mientras él pudiera freír patatas tranquilo durante un año entero.

La salud mental colectiva no está del todo bien, pero diría que es de antes. La mayoría parece disfrutar con esta especie de caos constante que comenzó hace dos años y que se alarga, empalmando con volcanes y guerras en Europa.

Aprovisionarse de productos que, supuestamente, se van a acabar, criticar al Gobierno y opinar en general en redes sociales se ha convertido en el nuevo día a día de muchos. Aprender a gestionar mentalmente las cosas también debería comenzar a ser el nuevo ejercicio de moda.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios