Análisis

Manuel Moure

Gracias Carlos, policía...

N O te conozco. Creo que tú a mi tampoco. Parece mentira pero desde ayer tenemos un vínculo. A mi familia le hicieron daño y tú, cumpliendo con tu deber a primera hora de la mañana, pusiste orden. Te llevaste un golpetazo de los gordos. Me consta. Espero que no haya sido grave y te recuperes. Tan sólo quiero escribir estas líneas para que sepas que elogio tu labor. Porque, como bien sabes, hay ocasiones en las que la cabeza te dice que huyas pero el corazón te dicta lo contrario. Y hay que hacerle caso. Es algo que nos une a los periodistas y a los policías. Es un 'toque' que llevamos dado. ¡Qué le vamos a hacer! Gracias a tu trabajo como policía local, y al de tu compañero, un individuo que no merecía andar por la calle ya está encerrado, incapaz de causar más dolor. Porque la violencia jamás tiene sentido. Ya la ejerza un ejército o un único ser humano. No es el camino, pero los dos sabemos que hay quienes buscan atajos. Gracias por estar ahí. Gracias por hacernos sentir que esta ciudad, con profesionales como tú, es más segura. Gracias, Carlos, policía.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios