Análisis

Manuel Jesús Cantalejo Romero

De Hermandades, mentiras, rencores y egos

Hace muchos años, quizá demasiados, que no entro en el mundo cofrade en forma de opinión. Fue una decisión de hace más de 20 años, un muy querido miércoles Santo, en el que salía de Maniquetero delantero derecho en el paso de Palio de La Virgen de La Amargura.

Desde ese día he callado como ciertas ¿personas? ¿cristianas?, incluso algún hipócrita de éstos llegó a ser hermano Mayor de mi hermandad, que no ejercer, que ya está el Padrino para ejercer, no entre Varales, sino entre hilos y bambalinas, su negro corazón y maldad.

Ese día se acusó al que era Director de Cofradía, Manuel Cantalejo Gutiérrez, de que, por perdida de tiempo, no se diera la vuelta Macarena, Aún vivimos en esos tiempos.

Bien, lo que no se ha contado es como estos títeres de la cabeza luciente amenazaron con apalizar dentro del templo al Diputado Mayor de Gobierno, insultos desde la salida hasta la entrada al Templo que ellos, los costaleros, eran más importante que un cortejo, un Cristo o una Virgen.

Y ahora, de nuevo en sus artes sibilinas, echan de malas formas, en despachos ajenos al mundo cofrade, y con dagas traicioneras, se echa a un capataz que ha sido santo y seña del Miércoles Santo durante lustros, no siendo yo precisamente su mayor admirador, aunque si he descubierto en los últimos meses a la persona que había detrás.

Tanto odio hay, mentiras en cabezas no pensantes, que si ejecutoras de un ¿Señor?que quiere dominar, tal es su bajeza moral y su necesidad de autoridad, pues cree que con palabras y puñaladas se gana respeto y cultura,

Y ahora se quería reunir de nuevo a la Hermandad, y se da como excusa para eliminar a uno de los estandartes de la misma el pertenecer a la Junta de Gobierno de la candidatura rival. Ya dijo Marlon Brandon en cierta película "Que parezca un accidente".

Y si hablamos de los cinco años de mi admirado Vestidor de Imágenes, que ha sido generoso a más no poder con mi hermandad, y en la que quieren ahora ... bueno ya sabemos, que parezca un accidente.

Ya por último, siempre tenderé mi mano a cualquier persona con Alma, verdad y corazón, no a títeres descabezados manipulados por un guionista de tanta maldad como poca vergüenza a la hora de dar la cara.

Y antes que nada soy hijo, y mi Padre, mi abuelo, mis hijos, mi madre, y yo hemos vivido HERMANDAD, no ser cofrade de querer ser alguien para parecer lo que nunca alcanzaremos en la realidad.

Un abrazo, un beso, no de Judas que dan muchos "Hermanos", y suerte al Director espiritual de mi Hermandad, donde debe, o espero que lo haga, debe lidiar con "Demonios" con cara de "Angeles".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios