DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Análisis

helena arriaza

Mucha afinación y algún gallo

Es difícil mantener la calidad y la esencia de un programa que hasta hace poco tiempo se emitía con éxito en otra cadena de televisión. Antena 3 ha arriesgado mucho al hacerse con La Voz. De momento la estrategia le está saliendo bien. Están afinando mucho a pesar de que hay algún que otro gallo. La promoción que ha realizado la cadena de Atresmedia del talent musical ha sido magistral. Carteles por ciudades, aeropuertos y estaciones. El anuncio de quién sería la presentadora y de la fecha de estreno en El Hormiguero. Realizar programas especiales de Ahora Caigo o ¡Boom! con motivo del estreno del formato. Esas son algunas de las acciones con las que Antena 3 ha dejado clara la importancia que le da a este programa.

El fichaje de Eva González sorprendió pero no extrañó. Igual que no extraña verla ocupando el lugar que en Telecinco correspondía a Jesús Vázquez. La sevillana siempre es una apuesta segura. Es experta en presentar concursos. Habrá que ver cómo gestiona las galas en directo, algo con lo que se curtió en Se llama copla y que seguro lleva a la perfección.

La mayoría de coaches también están muy bien elegidos. Algunos ya tienen experiencia en La Voz en nuestro país y otros no. Unir lo conocido con la novedad es otra de las mejores partes de la estrategia del formato producido por Boomerang. Y tener al dúo formado por Antonio Orozco y Pablo López significa tener humor y buen rollo asegurados. Apostar por ayudantes jóvenes como Miriam Rodríguez o Karol G es una forma de llamar a las nuevas generaciones.

Pero si hay algo que destaca de esta nueva etapa de La Voz es su edición Senior. Próximamente habrá una edición en la que los aspirantes a ganar el concurso serán personas mayores de 60 años. Personas que merecían un hueco en la televisión de nuestro país más allá del programa de Juan y Medio en Canal Sur.

Hasta aquí lo positivo. Porque no todo es bueno. Hay tres aspectos que le pueden jugar una mala pasada con el paso de las semanas. El primero es que inevitablemente, porque es así como debe ser, la mecánica del programa es la misma. Aunque se hayan introducido elementos nuevos como el botón de bloqueo, la forma de elegir a los participantes es la de siempre. Y esto ya no sorprende. El segundo es que hasta el momento no hay ningún concursante que destaque por su voz. El dramatismo en las historias personales vuelve a estar demasiado presente y por buenas voces que haya casi siempre la actuación es lo de menos. Previsiblemente todos pasarán sin pena ni gloria por el concurso. Y el tercer factor que no está gustando demasiado es la presencia de Paulina Rubio. Parece que es como en las películas, que tiene que haber un antagonista o alguien que haga el papel de villano. Y en este caso es ella. Es cierto que es un fichaje internacional pero no despierta la empatía que despiertan sus compañeros y el resto de coaches que han pasado por el programa durante sus años de emisión.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios