Más de dos años han pasado ya desde que se detectara el primer caso de covid-19 en el mundo. La ciudad china de Wuhan hacía saltar la alarma de un virus que, por aquel entonces, no preocupaba al resto del planeta. Sería, pensábamos, un virus chino más y lo veríamos todo desde la tele, sin sufrir la más mínima de las consecuencias que hoy todos conocemos.

Fue a finales de enero de 2020 cuando el problema llegó a España. Entonces, el desconocimiento era absoluto y, aunque a población comenzaba a preocuparse, todavía lo veíamos todo como un problema lejano que se solucionaría con una leve cuarentena de los pocos afectados. El resto de la historia ya la conocemos, una historia que continúa a día de hoy y que vuelve, al parecer, más fuerte que nunca con una nueva variante.

Y es curioso cómo, a pesar de que han pasado ya dos años que han cambiado completamente nuestras vidas, seguimos con el desconocimiento como seña de identidad de la pandemia. No ha habido día en el que no se haya hablado de la covid-19 y, sin embargo, los síntomas varían, las vacunas ayudan, pero no curan y hay quienes lo pasan como un resfriado estacionario y quienes se van directamente al hospital. Existen matrimonios que, durmiendo juntos, no se han contagiado mutuamente y hay otros casos en los que un mínimo contacto provoca la enfermedad.

Al principio, si pasabas el virus ya no podías volver a contagiarte, pero luego se demostró que sí, que daba igual. Existen varias vacunas, las cuales tienen efectos secundarios distintos en las personas y, sobre todo, nadie puede vaticinar el final de esta película. También hay quienes aseguran que es un experimento de control social -especialmente a partir de la obligatoriedad del pasaporte covid para acceder a algunos lugares- y que todo forma parte de un plan llevado a cabo por las altas esferas para jugar con nosotros y echarnos a pelear.

Y, sin embargo, con todo esto, lo único que está verdaderamente claro es que nadie sabe nada.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios