Hay personas que mantienen una oposición radical a lo que llaman "Pacto de Toledo", como origen de todos los males que tenemos los pensionistas. Como en todo debate hay que comenzar con el conocimiento de qué estamos hablando. Antes de la creación del citado pacto, era el gobierno de turno quien decidía todo lo referente a las pensiones y prestaciones sociales. El gobierno congelaba las pensiones para ajustar los gastos en los Presupuestos Grales. del Estado.

La comisión parlamentaria que dio lugar al Pacto de Toledo se constituyó en 1995, siendo presidente del Gobierno Felipe González y fue aprobada por todos los partidos políticos del Parlamento, incluido I.U. que tenía 18 parlamentarios. El órgano quedó inoperante hace 10 años. El Gobierno congeló las pensiones, se reformaron las leyes laborales, se devaluó todo el sistema social. Los PGE se prorrogaban. Las pensiones y otras prestaciones quedaban a la decisión del gobierno de turno.

Ahora se ha activado y los agentes sociales presentan sus propuestas a la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo, y las decisiones las tendrán en cuenta los partidos, o no, en el pleno del Congreso. El último informe que he leído es del 8.09.2020, presentado por Carlos Bravo ante la comisión parlamentaria. Hay propuestas apoyadas en datos y cifras. En ese informe, y otros, se plasman todas las inquietudes y necesidades de los mayores, con datos y decisiones a tomar por el gobierno de la Nación. Sin participación social se deja en las manos del gobierno nuestras pensiones. Son necesarios acuerdos a largo plazo gobierne quien gobierne.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios