Toda la humanidad juega en el mismo equipo. El estilo de juego del Cholo Simeone te puede gustar o no. El cholismo como filosofía, como forma de afrontar un proyecto, no puede ser discutido. Porque te guste un estilo más o menos ofensivo, estilista, efectista, para conseguir llegar a la meta, tienes que creer en ti y los tuyos partido a partido. Día a día tienes que dar el máximo de tus posibilidades. Día a día tienes que ser solidario con tus compañeros, creer en los responsables. Cuanto mayor envergadura tiene el proyecto a realizar, más fácil es tener dudas, sobre todo cuando la meta está muy lejos o cuando surgen los primeros reveses. Es fácil criticar, incluso hasta lógico.

Cuántas hazañas, conquistas, proyectos a priori irrealizables ha alcanzado la humanidad. Cuántos recelos acarrearon. Cuántos motines se produjeron. El éxito siempre llegó unido del esfuerzo colectivo diario. Día a día. Partido a partido.

El maldito virus nos obliga a la humanidad a realizar una hazaña más complicada aún si cabe. No hay banderas, no hay países, no hay distinción de género, ni de religión, ni de color de piel, ni de ideología. No hay inmigrantes porque no hay fronteras.

Todas las personas. más aún si es político con alguna responsabilidad no deberían ironizar con esta pandemia y otorgarle un pasaporte a un virus mortal.

Ahora toca jugar, casi con toda probabilidad, la competición más difícil de nuestras vidas, en tanto que especie humana. Hasta ahora el peor enemigo de la humanidad ha sido la propia humanidad. Hemos sido capaces de sobrevivir a nuestra intransigencia, a nuestra sinrazón, a nuestras envidias, odios, religiones y dos guerras mundiales en el pasado siglo XX.

Políticos olviden por un tiempo todo lo que os separa y den ejemplo. Estamos en el mismo equipo, en el mismo vestuario, jugamos en el mismo bando. Den ejemplo. A todos, hombres y mujeres, ciudadanos del mundo, afrontemos este reto con unidad. No será fácil la victoria, perderemos a seres queridos en el camino. No olvidemos que se trata de hechos, no de palabras. De esfuerzo diario. De cumplir las norma. De ayudarnos.

Partido a partido. Habrá dudas, sí. Habrá momentos para tomárnoslo con humor, sí. Tendremos que lidiar con toda clase de sentimientos extremos. Pero no olvidemos que jugamos en equipo y cada cual tiene que darlo todo. Olvidemos cambiar al entrenador, al presidente o al preparador físico. Ya no hay tiempo para eso, solo podemos darlo todo. Respeto, solidaridad y cumplimiento de las normas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios