Los ciudadanos hemos llegado al hartazgo con la falaz costumbre de los políticos de prodigar anuncios, promesas vanas que luego no se cumplen y de las que solo queda constancia, a veces, en las hemerotecas aunque esto tenga a la postre escaso valor testimonial y no digamos de la lamentable costumbre de ignorar, cuando no sepultar, todo vestigio de hechos y realizaciones de quienes ejercieron el gobierno de la ciudad, la autonomía o el Estado con anterioridad, lo que tantas veces nos priva de logros que podrían ser valiosos o contribuir a una mejor imagen de un lugar o convertirse en un atractivo capaz de captar la atención y el interés de la opinión pública como, por ejemplo, hubiera sido ese jerezano intento de "Paseo de la Fama del Motociclismo", por muchos defectos que se le quieran apuntar ahora en su realización, debido a la iniciativa del anterior gobierno municipal de la ciudad que el actual abandonó sin más, ignorando que cientos de visitantes de Jerez, con ocasión del Gran Premio, recorrían la acera de la Avenida tratando de descubrir el lugar donde se encontraba la placa dedicada a su piloto favorito…

Que faltaba, en este caso, una información complementaria de dicho homenaje a un deportista o destacado directivo del motor que añadiera valor al mismo, sin duda. Que no fue un acierto empotrar las placas en el suelo de una acera en la que el paso de la gente fue ensuciando y desgastando lo que inicialmente se pretendió fuera nuestra manera de honrar a los ases del motociclismo, cierto, que tampoco se llevaron a cabo campañas entre la población para significar el sentido de semejante iniciativa que a nuestra forma imitaba el mundialmente "paseo de la Fama" o de las "Estrellas" de Hollywood, del que creo nadie se atreverá a dudar de su impacto mundial, evidente, pero eso no justifica en absoluto que quienes vinieron después a asumir el gobierno de nuestro pueblo, con torpe visión, enterraran una feliz iniciativa con evidente y previsible proyección turística, pero así somos y así nos comportamos y no defiendo con ello a los Populares, que tampoco es que se hayan ocupado mucho de defender algo que hicieron, sino una decisión que pudo ser buena para Jerez y se quedó en nada a pesar del dinero que costó al erario público.

Viene esto a cuento por los anuncios que ahora se nos hacen sobre la feliz ocurrencia de dotar de parques y jardines ciertas zonas del Jerez histórico, lo cual además de suponer un acierto acrecentaría aún más la apuesta de la ciudad por la naturaleza o el que también se ha vuelto a activar, confiando en dineros que nos vendrán - si vienen - desde Europa sobre la recuperación de los márgenes del río Guadalete y su mayor integración en el conglomerado urbano, ideas que sin duda son atractivas para Jerez pero sobre las que me surge inmediatamente la duda si, como en tantos otros anuncios similares, simplemente se tratará de buenos propósitos de los que con el paso del tiempo nadie nos volverá a decir ni una palabra.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios