DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Análisis

Manuel Fernández García-Figueras

Sherryzanías

1 Por gentileza de Peter Dauthie, fundador de la exitosa empresa británica/jerezana Viniberia, hemos tenido la oportunidad de ver y leer un librito titulado "Sherryana", editado en Londres en 1886 por la familia bodeguera Cosens que tenía magníficas instalaciones en Jerez. Consta de tres capítulos: el 1º contiene Historia de la ciudad de Jerez y del sherry, el 2º está dedicado a la comercialización y exportación del jerez, con una amplia descripción de la visita a la Bodega de Cosens y el capítulo 3º es el que está curiosamente denominado Sherryana.

2 Tratando de encontrar una traducción para el título Sherryana, consultado el Oxford Dictionary, llegamos a la conclusión de que podría ser "Misceláneas del Sherry", es decir selección de comentarios y anécdotas del jerez, lo que nos satisface por coincidir con lo que pretenden ser nuestras Sherryzanías.

3 Cuando habla de la historia de Jerez dice que fue un estudioso árabe quien llamó a Jerez "hija de Sevilla y a su rio hijo del Guadalquivir".

4 Además de Cosens, menciona las bodegas de Garvey, Misa, González, Domecq y Pemartin. Todas ellas eran calificadas como "Templos de Baco" y vendían a Inglaterra 40.000 botas en la última década del XIX pese a que algunas voces decían que los días del sherry estaban contados…..

5 Por cierto, se menciona a Lebrija, la antigua Nebrissa, como la ciudad del dios griego Baco.

6 Los tipos de vinos bodegueros en aquella época eran Fino, Oloroso, Amontillado y Basto que así llamaban a los vinos corrientes de peor calidad.

7 Se decía en Londres que el sherry ganaba dulzura y suavidad tras unos meses en el clima inglés, lo que "no ocurre en bodega" y que con el jerez el mundo entero podría brindar.

8 Otro comentario anecdótico que aparece en el libro se refiere a la conquista de Granada que, al parecer y sin fundamento histórico, se hizo con la ayuda del vino de Jerez.

9 Aunque resulta difícil afirmar con certeza cuando fueron las primeras exportaciones de jerez a Inglaterra, parece que se realizaron en 1483.

10 Cuenta el libro que los Cartujos guardaban buenos vinos de Jerez en su bodega y afirmaban que "una jarrita es suficiente para la cena porque mayor cantidad puede ser bestial para el Cartujo".

11 Diálogo en una taberna inglesa: ¿Qué vino cree Vd. que prefería Shakespeare?. "Sack, dry sherry, mi querido amigo, como también Cervantes era bebedor de sherry y los poetas de la época isabelina Fletcher, Marlowe, Raleigh y otros muchos".

12 Entrañable y curiosa conversación en la consulta de un médico: Doctor, el sherry me ha sentado mal. "No, no, conozco bien ese vino, es Vd. quien le ha sentado mal al sherry".

13 Naturalmente, el libro no deja de mencionar y rechazar las famosas imitaciones del sherry, el British, el alemán de Hamburg, el australiano, el africano de Cape y el francés de Cette y Perpignan que no proceden ni han pisado las "soleadas laderas de Jerez". Precisamente el tema de éstas imitaciones es ampliamente tratado por Julian Jeffs en su obra "Sherry" y en ella se hace eco de los comentarios citados en "Sherryana".

14 En cambio, sí se elogia constantemente al auténtico sherry y el autor llega a afirmar que "el vino es para Jerez lo que las aguas del Nilo son para El Cairo, un placer y un beneficio.

15 Recoge también unos versos del poeta griego Hedylus: "Sherry, la mejor elección para beber/ vino viejo y fino/ también ingenioso y alegre/ traigan botellas de sherry/ y bebamos grandes tragos mientras cantamos"…..

16 El libro fue impreso en Fleet Street, London E.C., escrito por Frederick William Cosens y tiene unas magníficas ilustraciones de Linley Sambourne, lo que complementa el placer de su lectura.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios