Análisis

Francisco Reinoso

Todas las guerras las carga el diablo II

Me he remontado al año 2015 para empezar a comprender el conflicto Ucrania-Rusia. El alto el fuego de la guerra entre Ucrania y la República Popular de Donetsk comenzó a las 12 de la noche del 15 de febrero de 2015. Se llegó a un alto el fuego avalado por Ángela Merkel, Françoise Holande, Vladimir Putin y el presidente de la República Popular Petró Poroshenko. Se acordaba una autonomía amplia, más que las del País Vasco y Cataluña. El gobierno de Ucrania reinició un acoso a la población de idioma ruso mayoritariamente.

Rusia como garante del acuerdo ha invadido Ucrania para hacer valer su firma. Putin se involucró personalmente en 2015, para que los dirigentes de la República Popular de Donetsk aceptaran el acuerdo. Tantas muertes, tantos destrozos por una guerra que no entendemos ni justificamos.

Existe una desconfianza entre las partes, y el presidente Putin, antiguo miembro de la KGB, organismo mas poderoso, pero tan violento como nuestra antigua Policía Político Social de la dictadura Franquista. Un acuerdo desde 2015 que el “oso” ruso, enfurecido, quiere reeditar con mas garantías que el anterior. Nacionalistas rusos contra nacionalistas ucranios, o al revés.

Cuando llegue el cese de la guerra vendrá la reconstrucción, que los países donantes de armas llevaran sus empresas a la feria constructora. Como en Irak, que aún el Ex presidente Sr. Aznar no ha pedido perdón por tantas muertes, y como le puede pasar al actual presidente Sr. Sánchez. No a las guerras.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios