¡que llegan los coches inteligentes!. Lo único que me tranquiliza de la noticia de la que se hicieron ayer eco los informativos en el repaso diario a las novedades del World Mobile Centre de Barcelona es que son sólo prototipos que aún tardarán en llegar al mercado. No quiero ni pensar la que se puede liar en Jerez con estos vehículos en manos de conductores inconscientes como los que me cruzo a diario por las maltrechas calles de esta ciudad. A bote pronto me imagino al listo de turno manejando -como dicen en Sudamérica- el coche a distancia con el móvil desde la barra del bar para recoger a los niños del colegio. Por supuesto, para que los niños no esperen el coche estaría en doble fila mientras el conductor virtual se toma unas cañas con los colegas y farda del invento. Pero lo uno lleva a lo otro y raro sería que alguno no se olvide del coche entre cerveza y cerveza, que sería mal menor si el olvido incluye a los críos en el interior del vehículo a pleno sol. Quien sabe, lo mismo se piensan que lo del alcohol no va con la conducción a distancia y acaban empotrando el vehículo en una rotonda.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios