Análisis

Juan alfonso romero

El año dedicado a Lola

Desde junio de 2016 a junio del 2017 es el tiempo establecido de homenajes dedicados a la ilustre jerezana Lola Flores por iniciativa del Ayuntamiento de nuestra ciudad. Entre otros admiradores y periodistas que se hacen eco de la noticia el pasado 9 de julio, nuestro amigo y periodista Fermín Lobatón escribía con ilusión en un medio de comunicación nacional sobre el año dedicado a Lola Flores después de anunciar nuestro Ayuntamiento el año lleno de homenajes dedicado a nuestra Faraona: "Hija preclara, mujer libre y sin prejuicios en tiempos difíciles, artista transgresora, mito universal, icono de modernidad…". Son algunos de los epítetos que introduce el programa Jerez a Lola Flores. Presencia y actualidad del mito (junio 2016-junio 2017) que se presenta como "un acercamiento vivo, plural y caleidoscópico a la trayectoria de una artista singularísima y a la vigencia de un legado" calificado como "cada día más actual, más fértil, más icónico".

Pues casi ya en la recta final de un año dedicado a Lola no hemos visto por aquí a nadie de su familia en ningún acto de los que Jerez, con buen criterio y acierto, ha querido dedicar a una de sus artistas más importantes y con mayor repercusión nacional e internacional. Lola Flores, La Faraona, Lola de España era jerezana.

Es sintomático o indicativo de no sé qué pensar. Por qué ninguna de sus hijas se ha dejado ver por Jerez apoyando y o agradeciendo este cariñoso e institucional homenaje a su madre. Es verdad que Lolita se casó en Marbella. De este modo podríamos pensar que no les importa o les importa poco Jerez, no sabemos el motivo. O bien, quizás es que los representantes del Ayuntamiento para este homenaje tienen "menos fuerza que el puchero del hospital", como diría nuestro querido y admirado Faustino del Bar Juanito o como yo le digo cariñosamente "el Juan José Padilla de la hostelería".

Es curioso que para el puesto de comisario del año de Lola no se haya presentado nadie. No sé si porque es poco dinero lo que ofrecen y además se tiene que pagar la comida y el gasoil, o es el miedo del candidato por el lío que se montó sobre el conato o intento de nombramiento a dedo para este puesto. De esto Antonio Saldaña sabe bien de qué va el tema... ¿verdad, Paco? Pues se hizo constar en acta alguna manifestación sobre este asunto que dio lugar a tener que aclarar lo que allí dijo un concejal.

Lo cierto es que con toda la buena intención del mundo el Ayuntamiento ha querido dedicar y reconocer los méritos sintiéndose orgulloso de una de sus jerezanas más folclóricas y famosas. Pero la respuesta obtenida es poco intensa. Lo que debiera ser un motivo de alegría y actos llenos de emoción están resultando endebles y de baja energía. Es verdad que en Jerez somos como somos, nos cuesta reconocer y aplaudir los méritos de los demás y si son de Jerez pues todavía cuesta más. A lo mejor ese motivo es el que quita las ganas. Tenemos grandes embajadores en muchas disciplinas y sobre todo en la artística. Poniendo un ejemplo, además de Lola tenemos muchos pero uno de ellos es de los mejores compositores del mundo como es Manuel Alejandro. También otro gran desconocido en Jerez. Nos pasa con el vino y con nuestros mejores recursos: que no le damos importancia y valor o no nos lo creemos. Muchas veces nos tratamos a nosotros mismos con torpeza y apatía. Y lo menos bueno de todo esto es que se contagian los homenajeados, bueno sus herederos y 'vaya usted condió'.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios