DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Análisis

fernando faces

Otro cisne negro en plena tempestad

El ataque con drones de las instalaciones petroleras de Arabia Saudí, es un nuevo cisne negro en plena tempestad. Según el matemático financiero Nassin Nicolas Taleb, un cisne negro es un suceso no previsto, que tiene una gran capacidad de transformación o destrucción. Los acontecimientos que han provocado los grandes cambios en la historia de la humanidad fueron siempre cisnes negros. Vivimos una era de gran transformación como consecuencia de la aparición de cisnes negros como internet, el acelerado ascenso de China al pódium mundial, la gran recesión, la emergencia de los populismos, la guerra comercial entre EEUU y China o el Brexit. Todos ellos cisnes negros que nadie fue capaz de predecir, con capacidad de transformar la economía y la sociedad o provocar una gran recesión. Tras el ataque a las instalaciones de Arabia saudí, primer exportador mundial, la producción de petróleo se ha reducido en 5,7 millones de barriles diarios, el 50% de la producción de Arabia y el 6% de la producción mundial. La mayor reducción de la historia. El petróleo se disparó un 19,5%, al final del día el 15%. El recuerdo de la crisis del petróleo de 1973 asustó a los mercados. El temor a una gran recesión mundial era evidente. Sin embargo, al día siguiente el mercado de petróleo se estabilizó.

Donald Trump temeroso de una recesión mundial, con unas elecciones en 2020 que desea ganar, ofreció a sus aliados la disponibilidad de las reservas de petróleo de EEUU (675 millones de barriles). Los países productores de petróleo de la OPEP se ofrecieron a incrementar la producción. Por otra parte la producción mundial de energía ya no depende exclusivamente del petróleo como en 1973. Nuevas fuentes de energías alternativas garantizan que la crisis de 1973 no se repitirá. Sin embargo se ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad de Arabia Saudí que a pesar de su sofisticado armamento defensivo no ha sido capaz de abatir a 10 simples drones. Irán sigue atacando a buques en el estrecho de Ormuz, por el que navega la tercera parte de la producción mundial de petróleo.

Es posible que el precio del petróleo descienda nuevamente. Para ello sería necesario que Arabia fuera capaz de recuperar la producción en unas semanas. El segundo escenario es que se tarde varios meses en recuperar la producción y que continúen las tensiones geopolíticas y nuevos ataques. El precio del petróleo se podría disparar por encima de 80 dólares el barril con riesgo de una recesión mundial. El tercer escenario, es que haya un conflicto militar con Irán a quien se le acusa de ser el responsable. En este caso el precio del petróleo podría superar los 200 dólares, con alta probabilidad de una gran recesión mundial. España es uno de los países más dependientes del precio del petróleo. Un incremento permanente de 10 dólares el barril reduciría un -0,2-0,3% el PIB. Afectaría al poder adquisitivo de los ciudadanos y al consumo de las familias, en un momento en el que se está desacelerando. Los sectores más afectados serían el turismo, la industria, el transporte, la automoción y la agricultura. Confiemos en que el cisne con apariencia de negro, en realidad sea blanco.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios