DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Recuerdo corear de niño muchas veces en cines o el teatro del colegio eso de: ¡Que empiece ya, que el público se va! La Bundesliga ya está preparándose para reemprender la competición, los clubes italianos quieren que su gobierne les dé el plácet cuanto antes, la NBA está barajando opciones para que la temporada pueda acabar, la Premier inglesa ya tiene a los clubes entrenando con ciertas restricciones y aquí en España se van a retomar los entrenamientos también con una serie de normas a cumplir por los clubes, jugadores y deportistas.

No vayamos a pensar que esto está provocado por el grito de las aficiones unidas. ¡Que empiece ya, que el negocio se nos va! Cantado a coro por directivos, organizadores y plataformas televisivas. Aquí no hay clubes rivales, todos están unidos por la pela, incluso habrá dirigentes de todas las tendencias políticas que se habrán unido al grito, no tanto porque vayan a hacer negocio, a saber, sino porque cuando empiece el fútbol, en las redes sociales, en las mentes y conversaciones de la mayoría de los votantes, volverán a tener un lugar privilegiado el Real Madrid o el Barça, Messi o Sergio Ramos y ellos, los políticos, podrán respirar tranquilos, campando a sus anchas, sin el foco, el aliento de todos un país, como lo han tenido en estos últimos meses.

¡Que empiece ya, que el público se va a embobar! Muy pronto olvidaremos que hemos vivido algo gravísimo, trágico, pero sobre todo algo para lo que no estaba preparada la humanidad. Una pandemia que ha sembrado de dolor y muertes el planeta. Un virus que debería hacernos recapacitar, analizar, valorar que se estaba haciendo mal, que se puede y debe mejorar. Es el momento de que nos planteemos que tipo de sanidad queremos, la de los recortes o una sanidad dotada de personal, medios e investigación.

Hay voces de futbolistas que no quieren ser títeres en el espectáculo si no le garantizan seguridad para su salud. ¿No deberíamos el público, el pueblo, exigir lo mismo? Esta pandemia ha retratado a todo el mundo, especialmente a los políticos. Cada día de confinamiento que ha ido pasando, ha traído más y más sectarismo, odio, palos en las ruedas.

España necesita que por diferentes que sean los puntos de partida, se sienten a dialogar y buscar puntos de consenso. Lo sigue necesitando la salud de los españoles, lo van a necesitar la salud y mucho de la economía española. No olvidemos que ni el IBEX 35 ni las grandes empresas habituadas a la deslocalización sostienen el PIB de nuestro país. La empresa familiar, los autónomos, los trabajadores son los que soportan el peso y el verdadero avance de España. ¿De la implicación de los bancos rescatados en la salvación de nuestra economía se sabe algo o volverán a ganar dinero a base de embargos y desahucios? Nada como un título de liga, mejor si es la Champions, para arreglar nuestra patria. Al final la culpa será de Putochinomaricón.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios