DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Análisis

PANDEMIA Manuel barea 50

De cuando todo era una exageración

Andalucía lleva una semana con menos de dos casos de coronavirus por cada cien mil habitantes. Son buenos datos. Estamos en la fase cero del desconfinamiento. No dejo de preguntarme si se desarrollará -es decir, si la desarrollaremos- de la forma adecuada, de tal manera que se pase a la fase uno (y no a la menos uno) con normalidad. Es escribir esta última palabra y caerme encima un chaparrón de dudas: chorreando, no tengo muy claro a qué me estoy refiriendo. ¿La normalidad es real? ¿La realidad es normal? El comportamiento que han tenido algunos este pasado fin de semana ha rayado la anormalidad. Pero se sentían legitimados. Es su libertad, sueltan en seguida. No están dispuestos a dejarse atrapar por la garra del Estado. Para muchos de ellos todo esto es una exageración.

Todo nos lo parecía hace algo más de dos meses. Pero nos intentábamos convencer unos a otros de que, como la mayoría de las exageraciones, ésta se esfumaría al poco tiempo. Muchas de las personas que cayeron infectadas al principio y que pudieron contarlo en los medios y desde sus cuentas privadas en las redes sociales recalcaron que se estaba exagerando, que era "como una gripe", que el aislamiento al que fueron sometidas era un coñazo, que estábamos cayendo en el alarmismo y hasta en la paranoia y que, a fin de cuentas, ellas serían los casos aislados de una dolencia misteriosa que en breve dejaría de serla porque la medicina se encargaría más pronto que tarde de dar con la solución. Ya habían empezado a llegar esos números de Italia, tan cerca, alguien de nuestro vecindario europeo. Mala suerte la de los italianos, llegamos a pensar. Y con un optimismo exagerado nos dijimos que el bicho no cruzaría el mediterráneo. Cuando supimos de la suspensión de la feria tecnológica más importante del mundo, el Mobile World Congress de Barcelona, también calibramos la decisión de sus organizadores como una exageración, porque habían tomado esa determinación a pesar de que las autoridades insistían en que no había ningún riesgo sanitario (esto me lo ha refrescado la hemeroteca).

Siempre nos parecen y nos resultan exagerados los demás, que nos perjudican con sus encarecidos actos. Nos tenemos por personas para las que la exageración es algo que no entra en nuestros cálculos. Lo que hacemos nosotros tiene la medida justa. Pero somos exagerados para defender que no exageramos. ¡No estoy exagerando! es una expresión muy común que suele pronunciarse con un énfasis exagerado.

La pandemia no necesita que se la sobredimensione. Lo hace ella sola. No es exagerada. Es devastadora. Si no lo fuera, no sería una pandemia, sería otra enfermedad más, apenas un coñazo efímero que se pasaría guardando cama y no precisaría de medidas que nos pueden llegar a parecer una exageración. Que se sepa, van 25.428 muertos en España. Ojalá estuviera exagerando.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios