Cada día te enteras de que alguien conocido es uno de los que engrosan la trágica relación que ha traído la Pandemia. Al principio todo nos caía lejos. Oíamos, oíamos y oíamos, pero sólo te enterabas de que Fulanito o Menganita, primo o tía de alguien conocido, había cogido el virus y tenía que guardar la cuarentena en su casa; también te decían que alguien, que era amigo de alguien, había estado en la UCI y lo había pasado muy mal. Por desgracia, a veces te informaban de que un pariente de un tío de un vecino del apartamento de Valdelagrana había muerto. Muy pocos eran de tu círculo íntimo. La dramática lista se hacía grande y más grande pero, casi siempre, con gente no inmediata. Tan grande se hizo la lista que ya, dicen, que va por más de cien mil muertos. Pero, ahora, las noticias de los que van cayendo te pillan muy cerca; demasiado cerca; incluso en varias ocasiones, demasiadas ocasiones, has tenido que ir a dar el pésame - porque ni siquiera puedes ir al Tanatorio por las medidas de seguridad - . Los conocidos, los amigos, algunos familiares van cayendo. Todos lo hemos podido comprobar. Y todo esto es una cosa que no parece inquietarnos; a los que menos les inquieta es a algunos políticos, parece como si a los políticos no les inquietara nada. Están inmersos en sus intereses partidistas. Con cien mil muertos a las espaldas, la preocupación política es una manifestación ideológica, absurda, engañosa, que apesta a complejo y sólo realizada para aparentar ser valedores de una sociedad en la que no creen y de la que sólo se quieren beneficiar. Nos engañan; todos nos engañan. Nos engañan con las vacunas, con las medidas económicas, con sus gestos sociales… con todo. Estamos absolutamente desasistidos, en manos de la Providencia; esperando no ser uno de los que, ya, no te vas enterar de nada porque vas a ser tú protagonista de la famosa lista. Una lista que, además, es mentira porque los números están hechos según lo que le interesa a quien los hace.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios