Un mundo correcto empieza a dar asco

Este mundo nuestro -entre funcionarios de la Junta sumidos en meditaciones budistas y animalistas que golpean a sus iguales para defender a una bestia- se nos está yendo de las manos. Lo último en menearnos las neuronas ha sido la prohibición en Suiza de hervir las langostas vivas. Antes hay que aturdirlas, ya sea con un producto o machacarles la cabeza de un porrazo bien asestado. Estamos llegando a unos límites de los políticamente correcto que no nos percatamos de que la dictadura ya nos está cogiendo por las solapas. Recuerdo a la perfección el Interviú con la foto de Marisol desnuda en su portada (para olvidarlo). Resulta que por entonces la censura tardofranquista se la tuvo en envainar y ahora, cuarenta años después, la todopoderosa Facebook castiga a uno de sus usuarios por colgarla en dicha red social. O vamos para atrás como los cangrejos (hervidos ya muertos, por supuesto) o nos estamos volviendo 'tontolabas'. Por supuesto que el colectivo de 'tontolabas' puede quejarse en mi dirección de correo. ¡Faltaría más!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios