Pensar no es lo nuestro. Demostrado está que no se nos da bien. Dos opciones: o no damos para más o no pensamos demasiado. Prefiero pensar que es lo segundo. Vamos a pensarlo. No hace falta que busquen demasiado, piensen en la persona que tienen al lado. Sí, ese que le está diciendo que es animalista y todo eso que tan bien suena en defensa de los animales. La buena tostada de jamón que se está zampando con su café con leche y lo bien que se lo pasó el otro día llevando a su sobrino pequeño al zoológico. "Vaya bestias los taurinos, eso debería prohibirse", te ha dicho alguna vez. Me recuerdan a los que se acuerdan de la memoria de Miguel Ángel Blanco y no de las víctimas de la Guerra Civil. También a los de la inversa. Memoria selectiva. No paro de acordarme de los que piden libertad de expresión en un país latino pero detienen a 'twitteros' en el suyo; de los que se quejan por los gritos del vecino de enfrente, en definitiva, pero piden gritar. Los mejores aquí son los políticos liberales que no han trabajado nunca para una empresa privada. Soy fan. ¡Ay, tiempos; ay, costumbres!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios