Análisis

helena arriaza

La radio más real

Calidad y sentimiento. Esos son los dos factores más importantes de Radio Gaga. El programa que presentan Quique Peinado y Manuel Burque en el canal #0 de Movistar+ merece la pena. En este formato todo es peculiar e innovador y al mismo tiempo sencillo. Y cuando todo resulta sencillo en torno a algo que requiere mucho trabajo y esfuerzo por parte del equipo humano que está detrás, es que está bien hecho.

En este programa todo gira en torno a una caravana con la que Peinado y Burque recorren España para contar historias que no siempre tienen cabida en televisión desde un punto muy humano. Barrios marginales, centros de salud mental, de rehabilitación o residencias de ancianos son algunos de los lugares que ha recorrido esta pareja en las tres temporadas que lleva en emisión el programa. Allí han recibido a protagonistas de diferentes edades que cuentan en primera persona historias que llegan al alma. Relatos con los que consiguen cambiar la percepción de los espectadores sobre algunos temas en los que los prejuicios están muy presentes. No censurar aspectos que pueden resultar incluso polémicos para mostrar la dura realidad es de agradecer. Esa valentía es necesaria en televisión y si eso se llevase a cabo en otras cadenas, probablemente la percepción que muchos tienen sobre la tele cambiaría. Porque es posible hacer una televisión de verdad, sin sensacionalismo ni censura y con la capacidad de concienciar.

En Radio Gaga Manuel y Quique no dejan de lado el humor, pero saben hacer uso de él desde un punto de vista elegante y responsable cuando se trata de situaciones delicadas. Y eso es difícil. Porque no todo el mundo consigue hacer humor con respeto cuando las historias de las que se habla son complicadas. Al contrario, más bien se suelen hacer comentarios y bromas de mal gusto. Pero ellos han demostrado que se puede hacer bien. Otros de los aspectos importantes con los que cuenta este formato que ha recibido merecidos premios es que cada episodio cuenta con aproximadamente una hora de duración. Un tiempo muy adecuado ya que no se hace ni largo ni corto y no cansa a los espectadores. Y para quienes les gustan los aspectos técnicos, en este caso el buen tratamiento de la imagen es de admirar.

Otro de sus grandes encantos es cómo desde un programa de televisión se homenajea a la radio, el medio de comunicación con más magia. Peinado y Burque transforman la caravana en un estudio de radio y es allí donde reciben a los protagonistas. Como en toda emisora, la música juega un papel fundamental. Siempre hay tiempo para hacer sonar alguna canción con la que se identifican los protagonistas y que ponen ese punto de melancolía a sus relatos. Y las personas que viven en los alrededores o trabajan en los lugares a los que se desplaza este dúo pueden escuchar lo que están contando los protagonistas a través de la radio. Y ver las caras que ponen con el transistor en mano es muy emocionante. Se refleja a la perfección el poder de las ondas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios