Yo no sé ustedes, pero este que esto les escribe se siente, actualmente, indefenso, con la cabeza llena de dudas, la incertidumbre latente y sin saber muy bien a qué atenerse. La Pandemia no ha sido nada más que el inicio de un tiempo en el que todo es más que discutible. Sabemos que hay un virus que mata impenitentemente. Sabemos que la consecuencia de la misma será una crisis económica como, probablemente, nunca hemos tenido. Sabemos que el futuro de nuestros hijos es borroso, que no se tiene muy claro si los horizontes de ellos serán, algún día, al menos, como fue para la gran mayoría de nosotros. Por si fuera poco, sabemos, lo hemos visto televisado como si de un partido importante se tratara, que hasta en la todopoderosa nación de referencia, un personaje incoherente - permítaseme el eufemismo y piensen ustedes en un majareta, chiflao, descerebrado... - con su patética verborrea de iluminado puede arrastrar a gran número de seguidores, tan locos como su mentor, para poner en jaque al mundo entero con populismos interesados y mentirosos. Sabemos que nuestro Gobierno está en manos de cuatro, con ideologías que históricamente se han demostrado que terminan en la ruina social y existencial del pueblo - menos de los que la promulgan -, con actuaciones que pueden desembocar en verdaderos problemas. Sabemos que nos están engañando con soluciones que nadie consigue ver y propuestas de absoluta incongruencia. Sabemos que estamos en manos del destino y sabemos que sólo nos queda un milagro. Pues, aun sabiendo lo que todos sabemos, nada se hace con una mínima lógica. Por eso, es normal que este que esto les escribe, al que acusan de exagerado y de poco consciente con lo que realmente pasa, tenga tanto miedo a lo que pueda llegar. Y no les hablo de miedo a ser contagiado por el dichoso virus; probablemente eso es lo que menos asusta. Les sigo deseando mucha salud y que lo que hay, además del virus, les afecte lo mínimo posible.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios