Aún tengo, desde la noche del jueves, en los labios el acíbar de los votos fugitivos y resabiados, aún tengo el corazón latiendo acelerado por los escaños constitucionales, quizás por haber vivido similares situaciones electorales, victorias con abrazos y derrota con soledad. Es como una rememoración. Pegado al televisor pasé la tarde viendo cómo iban los votos, y hasta me acosté con el transitor en la oreja. No lo puedo remediar. Me atrevo a decir ¡que me duele España! Y ese grito no tiene nada de facha, pues de eso ni de ser obispo de… Orihuela tengo lo más mínimo.

Pero ¡ánimo tío! Por la mañana por el camino vi que estaba naciendo el trigo. Los campos fríos y secos están verdeando, como si una sangre verde emergiera de sus entrañas. La lluvia, maná del cielo, se resistía a caer, los días, semanas, meses y las borrascas pasaban. Y los pantanos secos y el telediario angustiándonos cada noche con que no había agua para las poblaciones. Mas por fin llovió y el trigo, el pan nuestro de cada día, está naciendo.

Hoy día a cualquiera le suena esto a chino. No hay más que ir a la tienda de la esquina y está a su disposición una barra de pan por un euro. ¡Mira qué fácil! El trigo, el pan, ha sido en la historia de la humanidad el principal problema y el alimento fundamental. Durante siglos nuestros antepasados tenían en sus campos tres cultivos: trigo, olivo y vid. Con eso vivían y estaban contentos. Pan, aceite y vino. Que verdee el campo, tras una seca, es alegría y ventura. Es señal y pronóstico de buen año. Y qué mejor cuando puntea la Navidad, cuando las luces y el calor de la familia conmemoran el nacimiento del niño Dios.

Siempre me ha gustado el verso de Neruda "hagamos más corto el invierno, para que llegue pronto la primavera". Pues eso, a pesar de los pesares políticos, económicos, sociales… hagamos a ejemplo de nuestros campos, más corto el invierno, para que llegue pronto la primavera. Quizás nuestra paisana Inés Arrimadas ponga una pica en Flandes.

P/D . Ejemplo de esperanza, optimismo y prevención. Cuentan aquello de que dos, ambos de muy avanzada tercera edad, se van a casar y un amigo les pregunta, donde han puesto la lista de bodas. Respuesta… en la farmacia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios