Ya anteriormente habíamos hablado aquí de este gran personaje. Pero lo vuelvo a sacar a colación aprovechando la exposición que, de una parte importante de sus dibujos, la Fundación Gonzalez Byass expone en la bodega del mismo nombre. Hacia 1871 Chapman realiza su primer viaje a la Península Ibérica, concretamente a Portugal. Es en 1873 cuando viniendo desde Marruecos desembarca en Cádiz sin dinero y debiendo al capitán del barco su pasaje. Tuvo que solicitar la ayuda de Walter J. Buck (1843-1917) residente en Jerez de la Frontera como vinatero, desde 1868, y luego también como agente consular británico. Con él inició una amistad que se prolongaría durante toda sus vidas y que daría lugar a la coautoría de La España Agreste y La España Inexplorada. Durante este tiempo, teniendo primero como base y refugio el Palacio Recreo de las Cadenas, residencia jerezana de los Buck, y luego, tras la muerte de su viejo amigo en 1917, el Castillo de Arcos de la Frontera, propiedad de su ahijada Violeta (hija de Walter), joven por quien sentía un gran afecto, a la que casó con su también amigo Williams H. Riddell (1880-1946).

Jerez en aquella época era una ciudad de 60.000 habitantes encumbrada por el negocio vinatero con Gran Bretaña. La electricidad urbana, la traída de aguas desde los manantiales de Tempul y el ferrocarril Jerez-El Puerto de Santa María, la situaba a la cabeza de la modernidad de las ciudades de España. No obstante, la ciudad estaba todavía urbanizada alrededor de las murallas almohades, con lo que el paisaje rural empezaba prácticamente a sus puertas. De hecho, muchas de las excursiones de ambos amigos tenían lugar en una tarde o en una sola jornada alrededor de su residencia. En esta exposición se evoca una serie de dibujos que esbozan una naturaleza de nuestro alrededor ahora ni siquiera imaginada.

Les invito a visitarla. Este fin de semana, desgraciadamente sin lluvias, puede ser un gran momento. La primavera ha llegado, el centro de Jerez rezuma olor a azahar. Excelente momento para pasar por la muestra de dibujos y luego tomarse una copa de jerez. ¡¡¡A su salud, a la salud de Abel Chapman!!!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios