Acuerdo in extremis en Estados Unidos

LA primera potencia económica mundial, Estados Unidos, parece haber encontrado tras varios días de incertidumbre política un sendero más o menos válido, aunque no exento de dificultades, para salir de la situación de suspensión de pagos potencial que amenazaba sus cuentas públicas. Republicanos y demócratas cerraron el pasado domingo un principio de acuerdo que permite salvar el temido default, que, dada la situación de crisis, hubiera sido como una bomba atómica debido al marco de inestabilidad en el que se desenvuelven la mayoría de las economías mundiales. El pacto todavía tiene que ser ratificado por el Senado y la Cámara de Representantes (donde grupos como el Tea Party mantienen una posición contraria y el acuerdo depende de los moderados republicanos y demócratas), pero, al menos temporalmente, aleja el peligro de un colapso inminente de los mercados financieros, con su correspondiente efecto dominó sobre el dólar, divisa de reserva de la mayoría de las grandes economías. Las bolsas reaccionaron ayer con cierto escepticismo al anuncio de que había una solución para evitar la suspensión de pagos. La fórmula finalmente elegida es muy distinta a la que en principio deseaba el presidente norteamericano. Obama, al igual que otros dirigentes europeos, tendrá ahora que aplicar un intenso programa de reducción del gasto (un billón de euros, de entrada; dos más a lo largo de la próxima década) que inevitablemente perjudicará a las clases medias y a las familias más humildes, de las que se nutre parte de su electorado. El acuerdo político con los republicanos impide una subida de impuestos para las grandes fortunas (a las que la administración Bush rebajó los impuestos) y, aunque en teoría está abierta la posibilidad de un incremento de la presión fiscal, el ajuste será soportado principalmente por los sectores de la población con un nivel de renta medio. Algo que no beneficiará al consumo, uno de los grandes motores de la economía americana.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios