La Crestería

Manuel sotelino

Allende en Jerez

Salvador Allende fue un político sobradamente conocido por todos los españoles a pesar de haber vivido a más de diez mil kilómetros de distancia. Se trata de uno de los personajes que hemos estudiado en el bachillerato. Político chileno, fue doctor en medicina. Su final fue abrupto y siempre supimos que se suicidó cuando los carros de combate rodeaban el Palacio de la Moneda, sede de la presidencia del gobierno del país sudamericano y lugar que ocupaba el político de manera legítima.

Nuestra ciudad también rinde un particular homenaje a este político con una plaza muy bonita que hay entre la Porvera y la plaza de la Compañía. Un emplazamiento que hace años se remozó con un empedrado de chino que dibujaba un bonito lugar para disfrutar de la sombra de sus pequeños naranjos o la vista del puntiagudo ciprés que sobrevive en la zona.

La plaza Salvador Allende ha ido perdiendo hermosura. Las piedras han ido saltando y se esparcen a su antojo por la ancha plazoleta. Los pocos vehículos que circulan para aparcar pierden presión de aire en sus neumáticos como consecuencia del piso cargado de surcos y boquetes.

Por las noches, los jóvenes se congregan en la zona. Existe la botellona y el cante por alegrías hasta altas horas de la madrugada.

Manoli, que vive al pie de plaza, se encarga de pasar las horas al fresco disfrutando de la plaza junto a su marido Juan, observando cómo, a través de tantos años de dejadez, la bonita zona se ha quedado en un espejismo de que era. En un estornudo casi macabro.

Sé que esto del descuido de nuestras calles es un mal endémico. Pero en este caso quiero reivindicar esta bonita plaza para una reforma profunda. Quién sabe si Chile, ya fuera de aquel terror de la dictadura de Pinochet, podría echar una mano en su pronto restablecimiento. Vendría un ministro del país alargado y la alcaldesa ya tendría otra foto que vender. Y los vecinos, de camino, se sentirían contentos y gratificados por la recuperación de este bonito rincón de la ciudad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios