Notas al margen

David Fernández

Asombroso y aburrido

A ZNAR ha dado plantón a Rajoy en la convención del PP y los dirigentes del partido lo ven tan "normal". ¿A qué viene destacarlo en los diarios? Ambos se tienen tan poca simpatía, que en realidad la noticia estaría en una foto de los dos abrazándose, ¿no? Se supone que los periódicos cuentan noticias para impresionar, no para relatar lo que todo el mundo sabe. El PSOE de Jerez anuncia la quinta renuncia de un concejal en un año. Sus líderes opinan que la espantá es lógica. Si esto es así, ¿por qué la prensa le dedica grandes titulares al asunto?

Como dijo Julio Camba sobre el oficio de contar, lo primordial es distinguir lo sensacional de lo violento. Una cosa es que fastidie que un político se haga rico a costa de todos y otra bien distinta es que esto sea hoy noticia. Hace unos años, era inaudito que los jueces enviaran a la cárcel a nuestros representantes. Hoy, por la razón que sea, que no sería una, lo extraño es que los absuelvan una vez que entran en los juzgados. Son tantas las corruptelas, que la prensa ha perdido parte de su capacidad para asombrar al lector. Algunos titulares publican más por dignidad que por afán de contar algo novedoso. Al fin y al cabo, cualquier periodista con olfato sabe que no se sale de lo normal que dos tipos que no se soportan se den esquinazo, ni tampoco que dimita un concejal tras ser condenado. La bronca política también forma parte de la rutina diaria. Todo resulta tan demencial como aburrido. Ya nada tiene de particular que unos y otros denuncien sus enchufes en público o que jueguen con el futuro de las infraestructuras como chiquillos. Por no hablar de la nefasta gestión económica, ¿acaso no está todo el mundo al corriente de que se ha dilapidado una fortuna? Lo increíble sería que mirasen por los caudales públicos como por los propios. Y lo extraño, hay que insistir, es que las agencias aún se hagan eco de los casos de corrupción con tantas sentencias condenatorias a 'diestra y siniestra'. Ya no escandaliza ni que la Junta pagara cursos en 2009 que aún no se han iniciado. Informaciones como estas dan para medio café de mosqueo, no más.

Antes era más sencillo distinguir el grano de la paja. La noticia siempre estaba ligada a un suceso extraordinario, a algo que llamara poderosamente la atención. Hoy se han superado todos los límites y lo sorprendente es que la honradez haga acto de presencia. En la Universidad enseñaban que lo noticiable era que un hombre mordiera a un perro y no al contrario. Qué tiempos aquellos en que un escándalo era noticia de verdad. Ahora han dejado de impresionar. Son tan constantes los abusos de poder, que informar de ellos es casi como contarles que un perro ha mordido a un hombre. A menudo es fácil caer en el error de pensar que los periodistas estamos encantados con la crisis porque genera muchos titulares. Pero han sido tan graves los abusos que el medio que quiera arañar la piel del ciudadano lo tiene crudo.

En todo caso, harán bien en examinar con lupa a los periodistas, porque se nos van las mejores. La semana pasada un socialista le dio los buenos días a un popular y nada destacaron de tan noble gesto los medios. Debatieron el reparto de fondos aparcando el sectarismo y ni un breve mereció tamaña prueba de sentido común. Lograron entenderse y el mundo siguió girando. ¿Acaso no merece una portada que gobierno y oposición, por vergüenza torera, se sienten a trabajar juntos en un proyecto de futuro para Jerez?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios