Todos sabemos que Atila fue un famoso rey de los hunos, pueblo llegado de Asia, que en el siglo V llevó el terror por casi toda Europa. Amargó la vida a lo que quedaba del Imperio romano y se decía que donde pisaba su caballo no volvía a crecer la hierba. Su fama ganaba las batallas por sí sólo y su nombre era sinónimo de barbarie y destrucción.

Bueno pues parece ser que o bien su espíritu o algún descendiente suyo ha pasado estas Navidades por nuestra ciudad, al menos ha dejado huella en al menos tres lugares de nuestra urbe.

Desde luego, y en primer lugar, por nuestro centro en estos días que nuestra famosa zambomba ha llenado calles y plazas de una muchedumbre que, a su paso, ha dejado todo de tal aspecto que lo que hacían las hormigas de la famosa película "Cuando ruge la marabunta" era como un paseo de querubines angelicales. Por cierto, dejaré otros comentarios al respecto cuando pasen estas fiestas navideñas. Otro sitio que suele frecuentar nuestro simpático huno es la Alameda Vieja, de la que por cierto he escrito en esta misma columna que es el "patito feo "de nuestras monumentales plazas. Pues los domingos en la hora de la sobremesa papeles, plásticos y cartones procedentes del mercadillo dominical vuelan por los aires como si fuera el vertedero de Miramundo. Por cierto, las bolsas corren entre las piernas de los sufridos turistas quienes, esperando los autobuses que les han traído a Jerez en la rotonda del antiguo cuartel de San Agustín, retendrán en sus retinas un aspecto desolador que ríanse ustedes del saqueo de Roma. Todo hay que decirlo: el servicio de limpieza acude con prestancia, pero durante un tiempo aquello es apocalíptico.

Y el último lugar visitado por Atila son las salas de cine de nuestra ciudad. Allí, en las sesiones de tardes padres o madres, curiosamente una u otro solos y acompañados de unas hordas de niños que dejan el suelo lleno de palomitas y sus respectivos envases.

Así está el patio entre Hunos y otros. En cualquier caso, feliz 2020

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios