Crónica Levantisca

J. M. Marqués Perales

jmmarques@diariodecadiz.com

Autonomijitas

Sé que nadie va a llorar por el Consejo Consultivo, pero puede ser una primera mutilación del autogobierno

Hay algo en común en el ideario de los tres partidos que gobernarán Andalucía: el poco aprecio por la España de las autonomías. Ciudadanos, que es liberal en lo económico y de cintura para abajo, progresista, el más centrado, no es autonomista porque nació como defensa ante el nacionalismo catalán, está su ADN mitocondrial. En sus orígenes, ni AP ni UCD fueron autonomistas, el PP se hizo a medida que fue ganando en territorios que no eran las Castillas, pero lo ha terminado siendo por evolución. No mucho. Y Vox es, claramente, eso: español y heterosexual, por España.

A ello, a este carácter centralista de sus idearios, se suma el escaso liderazgo que sus candidatos andaluces tienen en sus sedes nacionales, de ahí que Teodoro García Egea, Javier Ortega Smith y José Manuel Villegas hayan tutelado este acuerdo para gobernar Andalucía. Ni lo han disimulado.

Uno de los acuerdos del programa de Gobierno pasa por la supresión del Consejo Consultivo. Sé que nadie llorará por ello, pero puede ser un primera mutilación de nuestro autobierno. Atención.

El Consejo Consultivo, con sede en Granada, la única institución junto al TSJA que está descentralizada de Sevilla, sirve para asesorar en lo legislativo al Gobierno andaluz, a sus empresas y a todos los ayuntamientos de la comunidad. No es sólo de la Junta, sino de Andalucía, puesto que municipios y diputaciones deben dirigirse a este órgano que no es vinculante, pero sí preceptivo.

Tal como sostienen PP, Cs y Vox, ya existe un consejo consultivo a nivel estatal, el de Estado, al que supongo que se dirigirán ahora el Gobierno y los ayuntamientos andaluces. Y es verdad que Susana Díaz renovó a los miembros de este consejo por decisión propia, sin consulta ni pacto con la oposición. Allí aconsejan un ex presidente de la Junta, Rafael Escuredo, y tres ex consejeros socialistas; por eso digo, que nadie llorará por el consultivo, pero hay que prestar atención: todas las comunidades, incluidas las del PP, tienen su consejo consultivo y el más caro es el de Madrid, que cuesta 4,2 millones de euros, casi uno más que el andaluz.

No creo que Galicia ni Cataluña ni el País Vasco cierren sus consejos, porque en estas comunidades saben cuál es el valor del autogobierno y qué significan las instituciones derivadas de esto. ¿Por qué no desmontamos la Cámara de Cuentas y que vigile el Tribunal de Cuentas? ¿Seguimos deshojando la alcachofa? ¿Hasta devolver Sanidad y Educación?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios