La columna

josé / rodríguez / carrión

¡...que no!

BUENO, esta semana hemos podido comprobar cuál es la realidad de nuestro Ayuntamiento al ver como una propuesta del gobierno municipal era tumbada por la mayoría del pleno, incluidos quienes con su voto hicieron posible la existencia del gobierno que hoy hay. La verdad es que analizando la propuesta rechazada y las consecuencias de ese rechazo, la impresión que da, es que más que tener dudas sobre la necesidad o no de pedir un nuevo préstamo que garantice al menos alguna nómina y algún servicio, lo que se ha pretendido es dejarle claro a la minoría que gobierna, que el poder no lo tiene el ejecutivo, sino quienes les pusieron ahí, que pretenden gobernar pero eso sí, sin entrar en el gobierno. Sobre si Jerez necesita o no el dinero, sobre planes para atraer empresas o facilitar su instalación, ayudas a la creación de empleo, etc. seguimos sin escuchar nada en esos plenos de duración incalculable. El que sean más o menos largos no demuestra mayor vocación ni más trabajo por Jerez. Prefiero plenos cortos y resolutivos, donde además de acuerdos sobre recuerdos de una u otra índole, se hable de la situación de la ciudad, la limpieza, el paro, etc. y se hagan propuestas para mejorarla. Otras cosas podría ser mejor discutirlas al calor de una copa de oloroso si nadie va a proponer soluciones y se trata solo de hablar y hablar...

Claro que el pleno también nos dejó una imagen esperpéntica al ver como el grupo que decidió despedir a varios cientos de trabajadores, según los tribunales, sin ningún tipo de criterio, se abstuvo en el acuerdo para readmitirlos. ¿Es que ahora tienen dudas sobre lo que hicieron? ¿Son dudas legales o de conciencia? Lo razonable es que si ellos los despidieron votasen contra la readmisión, más aún cuando llegaron a comunicar a los juzgados, que no readmitirían a nadie y solo indemnizarían. Si lo que quieren es lavar sus conciencias, lamentablemente ya es tarde. El mal que hicieron a esas personas, sus familias y allegados, fue grande y persistente. Y a estas alturas, una redención en forma de abstención, va a ser... ¡que no!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios