Línea de fondo

Santiago / Cordero

Bienvenidos al infierno

Por fin se acabó la temporada. Dicen que hemos descendido al infierno, pero sinceramente creo que el infierno es lo que se ha vivido a lo largo y ancho de toda esta campaña. Tanto sufrimiento estéril, tanto dolor, para nada. Esta temporada sí que ha sido un infierno. La segunda vuelta ha sido una agonía para el aficionado que ha pasado vergüenza, tristeza, cabreo y sobre todo, lo dicho, sufrimiento y dolor al ver como se hacía el ridículo partido tras partido.

En cualquier caso, esto que ha sucedido era algo lógico, normal, si nos atenemos a la gestión y dirección que en los últimos años viene teniendo el club. Una entidad como el Xerez que vive de pleitos entre "accionistas" y "compradores", que viven no solo enfrentados entre ellos, sino más grave aún, de espaldas a la afición, no podía terminar de mejor forma. El infierno no es, ni mucho menos, jugar en Segunda División B, el infierno es vivir el día a día en este club, con estos dirigentes y sus intereses oscuros. Recuerdo la temporada de los 22 y el Pantera Benítez. Decepciones siempre hemos tenido, así es la vida, luego llegaba el verano para sanarnos y recuperar las ganas de seguir apoyando al Xerez en segunda B. El problema es que desde hace años vivimos en el infierno y estamos más que quemados. Mi hijo jamás ha visto al Xerez en Segunda B, sin embargo mi padre me cuenta batallitas en blanco y negro por esos campos de Tercera, por lo tanto la Segunda B no debería ser un infierno para ningún xerecista. Es más, visto como se presenta la próxima temporada, igual disfrutamos mucho más de lo que lo hemos hecho en segunda en las dos ultimas campañas.

En el fondo creo que, en la situación actual, deberíamos sentirnos dichosos si el Xerez no desaparece y sale a competir el próximo año en segunda B. Eso sí, que se nos quite de la cabeza que el Xerez estará en manos de xerecistas. Hace muchos años que vendimos nuestra alma al diablo y nuestro sino es seguir viviendo en el infierno, ya sea en Primera, en Segunda o en Segunda B. Incluso manteamos al mismísimo diablo no hace mucho, cosas del fútbol claro está. La única forma de recuperar nuestra alma es a base de dinero xerecista y, visto lo visto en estos últimos 15 años, lloramos, gritamos, nos quemamos, nos manifestamos, pero no hemos sido capaz de reunir el dinero suficiente para recuperar el alma del Xerez.

¡Ojalá salga el equipo a competir en segunda B! Estoy deseando ver un Xerez - Cádiz otra vez. La categoría no es el infierno, el infierno es el propio Xerez. Nosotros, atrapados por nuestro sentimiento y nuestro corazón, seguiremos llorando, gritando, quemándonos, manifestándonos. Los xerecistas seguiremos viendo jugar al Xerez, lo apoyaremos en cada partido pero el infierno tiene sus reglas y solo el dinero nos devolvería el alma del club.

No hemos descendido al infierno, vivimos en él. A principios de los 90 pudimos comprar las acciones del Xerez y no lo hicimos. Justo desde ese momento condenamos el alma del Xerez. Bienvenidos al infierno.

¡Ah! Ole por nuestros canteranos que ayer dieron una nueva lección.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios