Editorial

Bretón aguarda el veredicto

DESPUÉS de tres semanas de sesiones y de que hayan pasado más de 150 personas, entre familiares, peritos, policías y presos, por la Audiencia Provincial de Córdoba, el juicio contra José Bretón por el presunto asesinato de sus hijos Ruth y José, de 6 y 2 años, concluyó ayer y queda a la espera de veredicto. A partir de esta mañana, los nueve cordobeses que integran el jurado popular deberán decidir si el padre de los pequeños es culpable de asesinato con el agravante de parentesco, tal y como solicitan la Fiscalía y la acusación particular, o si queda absuelto tal y como reclama su abogado defensor. Para tomar esta decisión, el magistrado presidente de la sala, Pedro Vela, les hará entrega hoy del cuestionario de 22 preguntas a las que deberán responder para determinar si en el transcurso del juicio se han demostrado o no las acusaciones que pesan sobre el acusado. Cada miembro del jurado deberá responder a todas las cuestiones. Para dictaminar que las pruebas son ciertas habrán de coincidir siete jurados, mientras que bastará con cinco para descartarlas. Se enfrenta el jurado popular de este modo a una difícil decisión que pondrá a prueba su capacidad de abstracción y su independencia en un caso que ha ocupado cientos de páginas de periódicos y horas de radio y televisión, medio este último que ha realizado un auténtico juicio paralelo desde que estalló el caso vertiendo todo tipo de acusaciones basadas en pruebas que son, cuando menos, dudosas. El magistrado Pedro Vela habrá de dejar bien claro esta mañana a los nueve integrantes del tribunal que han de actuar con absoluta imparcialidad y ceñirse a cuanto han escuchado en estas tres semanas en la sala, donde, justo es decirlo, consideramos que el juez ha llevado una magnífica gestión de las comparecencias al mismo tiempo que ha sabido contrarrestar los golpes de efecto y excesos que han intentado poner en práctica los abogados de ambas partes. A partir de hoy se abre un primer plazo de 48 horas para conocer el veredicto, que será de culpable o no culpable, y posteriormente será el magistrado Pedro Vela el encargado de dictar la sentencia y establecer, si procede, la pena de prisión a la que sería condenado José Bretón (un máximo de 40 años de prisión). Pero más allá de tecnicismos, este proceso supone una importante prueba para la institución del jurado popular, una figura que levanta suspicacias en el mundo del Derecho cuando aborda asuntos del calado del que estamos analizando. Y después de la sentencia tocará regresar a la normalidad, respetar el dolor de una familia rota para siempre y analizar en profundidad los llamativos excesos y filtraciones detectados durante toda la instrucción del trágico suceso.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios