El balcón

Brisa de poniente

De los consensos se están quedando fuera los cuatro partidos del ultranacionalismo hispano

Se ha levantado un suave viento de poniente en el escenario político, que alivia la crispación. Tenemos a la vista elecciones, acuerdos y cumbres trascendentales que invitan a bajar la hostilidad. "El que crispa, pierde", repite el sociólogo Narciso Michavila. El calendario ofrece alicientes para la frugalidad, palabra de moda en Europa. El diccionario de la RAE la define como templanza, parquedad en el uso de las cosas. Los cuatro países que más se han atribuido esa etiqueta de austeridad son Holanda, Austria, Dinamarca y Suecia, los dos últimos con primeros ministros socialdemócratas. Y en la recta final de negociación de un paquete financiero que sumará 2,5 billones de euros, sus señorías han aparcado el teatro.

El segundo gran consenso en pocos días ha sido para el llamado decreto de la nueva normalidad. Pedro Sánchez ha llevado hasta el paroxismo la utilización de esta expresión, que el 30 de diciembre empleó para explicar el tiempo que se abría en España con su Gobierno de coalición y el 9 de abril, después de muchos tumbos en alocuciones de fin de semana, se autoplagió a sí mismo para definir el período de interinidad hasta que hubiese un remedio para el Covid-19. Después de votar a favor del Ingreso Mínimo Vital, el PP se sumó también el jueves a Ciudadanos y PNV para apoyar ese decreto.

Los acuerdos de patronal y sindicatos con el Gobierno para prolongar los ERTE orientan la distensión y la campaña electoral gallega y vasca del 12 de julio aconseja prudencia. La encuesta del CIS corrobora la tesis de Michavila. Feijóo, del PP moderado, camina hacia su cuarta mayoría absoluta, sin presencia de Vox y con las mareas de Podemos en hundimiento. Y el PNV más fuerte desde la escisión de Garaicoechea tiene una notable subida, con el PP aznariano en decadencia y Vox insignificante.

Se abre otro consenso en torno a Nadia Calviño para presidir el grupo de 19 países del euro. Se decide el 9 de julio y su candidatura ha sido apoyada por liberales y populares. (La vicepresidenta fue la primera en rechazar el acuerdo con Bildu para derogar completamente la reforma laboral a cambio del aval a prolongar el estado de alarma). El entendimiento puede extenderse a la comisión para la reconstrucción que concluye su informe el viernes. Y los días 17 y 18 se celebra una cumbre crucial para el futuro presupuestario hasta 2027.

De los consensos se están quedando fuera los cuatro partidos del ultranacionalismo hispano: los catalanes Esquerra y JxCat, el vasco Bildu y el español Vox. Para el resto corre una ligera brisa de poniente.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios