lA torre del vigía

Juan Manuel Sainz Peña /

Carta a Aniceto

QUERIDO primo: Ya hace la tira que no te escribo. Desde un mes antes de nacer mi hija, pera ser exactos. Ahora se ha quedado dormida así que aprovecho para mandarte estas líneas y contarte un montón de cosas sobre los niños y lo que ha significado de ser un ciudadano normal, con su riesgo de quedarse en paro, etcétera, a convertirme en eso, en un padrazo.

Verás, lo primero que me ha sorprendido de ser padre es que antes, si quería ir al servicio, iba y punto. Ahora no, Aniceto. Ahora si te haces pis o quieres ir a liberar a Willy tienes que ver si la niña duerme, si tu esposa necesita pañales, si hay que preparar un biberón o una manzanilla. También si quieres ponerte a hacer algo en ordenador yo he aprendido a vivir sin siesta. Es en ese momento cuando la cría y la madre duermen cuando me pongo delante de la pantalla. Se puede intentar de igual modo cuando esté en el bañito, pero te aseguro que justo, justo cuando te sientas la madre te llama para que le acerques el jabón, la esponja o la toalla. No falla, Aniceto, por tu madre.

Eso sí, en cuestión de un par de meses te enteras de quién es Dora la Exploradora y el cabrón del mono que va con ella, te quedarás en Babia con los chistes ácidos de Bob Esponja y no entenderás ?aunque es para críos? las tramas que cuentan sus guionistas. Eso por no hablarte de las películas de dvd. No sé por qué, hijo, pero cuando a un crío le da por una peli se la tienes que poner todos los días durante semanas. Un horror.

Ah, y lo que he aprendido yo de chucherías. No te haces la menor idea de cuántas marcas distintas de gusanitos hay en el mercado. Si hombre, los gusanitos son esas chuches de maíz que luego van apareciendo en la tapicería del coche, en el carrito del bebé, entre los cojines del sofá. En todas partes.

¡Ay, primo, la paternidad! Una experiencia inolvidable. Un crío que viene al mundo para darte dolor de espalda cuando nace y jaqueca cuando pasen unos años y te diga: "Papá, me voy de botellón".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios