La columna

José Rodríguez Carrión

¡Me hago viejo!

ES evidente que la edad no perdona. Solo así puedo explicar la confusión que me ocasiona ver o leer las noticias. Mientras varios ministros intentan convencer a Reino Unido para que vengan los turistas, el pseudocientífico que asesora al ministro de sanidad (sí, el que dijo y que no había que usar mascarillas porque no había para todos, y no porque no hiciera falta), agradece que no vengan para que no contagien. Ya hay empresarios diseñando el monumento que le van a poner en la puerta de sus hoteles. Lo mismo se lo ponen en la puerta del SEPE, por la clientela generada. Para colmo, mientras Simón se pegó meses diciendo que se abrían o cerraban comunidades en base a los criterios del misterioso Comité de Expertos, ahora el ministro reconoce que los expertos eran el propio Simón y sus colegas ¡la leche! Pero lo peor es que estando ahora con más casos detectados que cuando nos tenían encerrados, vuelve el temor a que falten aprovisionamientos contra el virus. Hombre, a estas alturas y tras todo lo pasado, no solo sería de juzgado de guardia… a alguien habría de darle dos hostias ¿no? Entretanto se vuelcan todas las miradas hacia los jóvenes y su actitud. Si han visto el parlamento este miércoles a ver como les explicamos que ellos no pueden hacer lo que sus dirigentes sí. En fin, al menos nos queda la tranquilidad de que el bicho se debe recoger a las 5 porque es la hora de cierre de las discotecas. A mí qué me importa a qué hora cierran. Lo que me importa es lo que permiten dentro. Y a los profesionales honestos, más que a mí, pues por la irresponsabilidad de algunos imbéciles para ganar 100 euros más, pueden llevar a la ruina a un montón de gente que hacen las cosas bien. Quizás deberíamos poner más empeño en vigilar a quienes lo permiten que a quienes lo hacen ¿no creen? Ya otro día hablaremos de eso de tener que ir andando tranquilamente con la mascarilla y que me pase rozando gente corriendo y bufando aire para todos lados como si fueran un turbo. ¿No les pueden poner un horario o un sitio para correr? Lo dicho… ¡me hago viejo!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios