La ciudad y los días

carlos / colón

Comunes enemigos

EN el Dickens que releo estas Navidades, Nuestro común amigo, la última novela completada por el amigable gigante inglés, encuentro este retrato de un depredador de las finanzas, el señor Alfred Lammle, que podría haber sido escrito hoy en vez de en 1864:

"Los hombres sabios de su generación saben que lo único que tiene importancia en este mundo son las acciones. No os preocupéis de tener una reputación bien afianzada, ni de tener cultura, ni de tener ideas. ¡Tened acciones! Tened acciones suficientes para figurar con letras mayúsculas en los Consejos de Administración, para ir y venir enredados en negocios misteriosos entre Londres y París, y sed grandes. ¿De dónde viene ese caballero? De las acciones. ¿Adónde va? A las acciones. ¿Cuáles son sus gustos? Las acciones. ¿Tiene algún ideal? Las acciones. ¿Qué es lo que le introduce a la fuerza en el Parlamento? Las acciones. ¿Verdad que quizá no tuvo jamás éxito, ni creó nada, ni produjo nada? Basta para contestar a estas preguntas con decir: ¡Acciones! ¡Oh poderosas acciones, que alzáis tan alto esas figuras trompeteadoras y nos obligáis a nosotros, la gusanería más pequeña, a gritar día y noche, como si nos hubiesen dado opio: ¡Quitadnos, por favor, nuestro dinero, despilfarradlo por nosotros, compradnos y vendednos, arruinadnos! ¡Lo único que nosotros queremos es que ocupéis un lugar entre las potencias del mundo y que engordéis a costa nuestra!".

¿Les suena? ¿No tiene un perfume a ancianos estafados con preferentes, tarjetas black, deshaucios, noticias de ayer mismo -"UPyD pide prisión incondicional para Rato por la salida a bolsa de Bankia"- u órdagos como el de Luis de Guindos a los socialistas, que hubiera podido escribir David Mamet como escena cumbre de una película de enjuagues políticos y financieros: "Usted sabe que la salida a Bolsa de Bankia fue una decisión política. Se definió por el Gobierno como una cuestión de Estado, en la que su Gobierno forzó voluntades e hizo que los supervisores miraran hacia otro lado… Si usted quiere investigación, empiece por preguntar al Gobierno anterior y a los entonces responsables del Banco de España y de la CNMV, todos ellos nombrados por el Gobierno socialista". ¿A que parece que no han pasado 150 años desde que Dickens escribió el retrato del especulador con un pie puesto en el Parlamento y otro en la City, sin escrúpulos para engordar a costa de la ruina de otros?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios