Tribuna cofrade

Manuel Muñoz Natera

Hermano Mayor Decano del Pleno

Elecciones y división

SE acaba de abrir el plazo, para la presentación de candidatos a la Presidencia de la Unión de Hermandades de Jerez, hace unos días. Y tal como se preveía, es lamentable el comienzo. Se observa un odio, si sí, digo bien, odio, entre dos candidaturas. Con descalificaciones, grabaciones de conversaciones, en definitiva, malas maneras y un largo etcétera entre ambas candidaturas.

Y por si no fuera suficiente este bochornoso espectáculo, tenemos más todavía. Amenazas y descalificaciones a un posible candidato que todavía no ha hecho efectiva su candidatura, con un juicio público alejado de cualquier caridad cristiana y más cercano a otros ámbitos sociales que a lo que debería de ser una institución de la Iglesia.

Todo esto que hemos empezado a escuchar no es nada bueno y produce escándalo en el pueblo. No hay mayor herida para nuestras corporaciones, y para nuestra Iglesia, que la división.

Estamos dando una muy mala imagen y, ojo, es el comienzo de la campaña. Todo esto que hemos empezado a escuchar no es nada bueno ni buen ejemplo para los cofrades en general y para nuestros enemigos en particular.

Nos olvidamos qué somos Iglesia y, como tal, nos debemos de comportar. Creo que los que formamos el pleno de hermanos mayores nos deberíamos de replantear si son dignos de representarnos tanto ante la Iglesia, cómo ante la sociedad civil.

Desde el Obispado, el Administrador Diocesano debería tomar cartas en el asunto y ver si verdaderamente son aptos para representarnos. Y, cómo no, el mismo pleno de Hermanos Mayores. 

Quiero terminar con esta intervención del Papa Francisco. Su Santidad aseguró que la "desunión es una herida en el Cuerpo de la Iglesia de Cristo. Y nosotros no queremos que esa herida permanezca". Es más, "la desunión es obra del padre de la mentira, del padre de la discordia, que siempre busca que los hermanos estén divididos".

Que todos sean uno, como tú Padre, en mí, y yo en ti, que ellos también lo sean en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado (Juan 17, 21).

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios