Tribuna libre

mario / vinumbrales

Escuelas católicas: no llegaron ayer

NUNCA los estados ni las organizaciones internacionales fueron tan sensibles por la educación como en nuestros días. La Conferencia Mundial de Educación para Todos celebrada en 1990, bajo los auspicios de la UNESCO, acordó universalizar la educación primaria y reducir masivamente el analfabetismo antes del año 2000, objetivo aún pendiente de conseguir. Se espera mucho de la escuela pero se invierte poco en ella. Dependiendo de países, varía lo que se invierte en educación y existe una mayor o menor conciencia de que la educación no solo atañe a la escuela, sino a todos los entramados sociales.

Siendo así, cuesta entender que, en una mirada somera a la historia, haya que esperar a la Constitución francesa de 1793, para que la educación sea elevada a la categoría de un derecho ciudadano, o que el establecimiento en España de las escuelas de Educación Primaria, en las que se enseñe a los niños a leer, a escribir y contar tenga lugar con la Constitución de 1812, y que hasta 1857 no se redacte una Ley, llamada Moyano, que regule el ejercicio de dicho derecho.

Antes de esta situación, los estamentos privilegiados no se interesaban por educar a los hijos de los trabajadores, era darles instrumentos para reivindicar, o perder la mano de obra dócil y sumisa, con la formación despreciarían la vida que llevaban.

Por esto no es de extrañar que hasta mediados del siglo XIX, España fuese uno de los países europeos con mayor tasa de analfabetismo y con una situación deplorable en el campo de la educación. Todavía durante la II República había más de un millón de niños sin escolarizar en España.

Sin embargo siglos antes, más allá de los grandes pedagogos, otros personajes, no menos importantes que aquellos, gastaban su vida por acercar la educación a los hijos del pueblo, cuando lo escasos centros de enseñanza, allá donde los hubiere, solo atendían a los hijos de la clases privilegiadas. Figuras sensibles, preclaras, inconformistas, luchadoras, que, sin otro interés que hacer el bien supieron reconocer las carencias educativas de su tiempo y dar respuestas creativas, superando, en algunos casos, no pocas trabas de las autoridades públicas e incluso eclesiales.

Pensemos en el español S. José de Calasanz que en 1597 comenzó la primera escuela gratuita de Europa en un barrio pobre de Roma, en la prolífera obra de Sta. Luisa de Marillac a principios del siglo XVI, en Juana de Lestonnac que a partir de 1607 se dedica a la educación de la mujer, o en S. Juan Bta. de La Salle, que a partir de 1682 crea en Francia comunidades de maestros para abrir escuelas al servicio de los hijos de los pobres y artesanos… Y ya en el siglo XIX la pléyade de fundadores como S. Juan Bosco, el Beato Guillermo José Chaminade, S. Marcelino Champagnat, Santa Joaquina de Vedruna, María Mazzarello, Francisco Butiñá, Jerónimo Usera, Rafaela María, trabas de las autoridades públicas e incluso eclesiales, pusieron los cimientos de instituciones que siglos después han perdurado en el tiempo no sin pocos esfuerzos, fieles a los principios con los que surgieron.

Es el caso de los 76 centros que Escuelas Católicas tiene en 18 localidades de la provincia de Cádiz, en seis de las cuales solo hay un centro: Algodonales, Arcos, Conil, Medina, San José del Valle y Ubrique. Centros que están dirigidos por 30 instituciones diferentes y que atienden a 42.443 alumnos en 1.764 aulas, con 2.754 Profesores.

Muchos de estos centros son muy antiguos, algunos han celebrado recientemente los 150 años o incluso los 200 años desde su fundación: Compañía de María de San Fernando (1760), Nª Sª del Rosario de Jerez fundado por la jerezana Mª Antonia de Jesús Tirado (1812), SAFA-San Luis Gonzaga de El Puerto de Santa María (1864). Varios tienen más de 125 años: Carmelitas de la Caridad de Cádiz y San Fernando, Rebaño de María de Cádiz, La Salle de Cádiz, Mª Auxiliadora de Jerez, San Fernando y Jerez, Divina Pastora de Sanlúcar, Inmaculada de Algeciras, El Pilar de Jerez, Esclavas de Cádiz, etc.

Centros que se instalaron en las periferias de las localidades y que hoy han quedado mayoritariamente en el centro de las ciudades, algunos de ellos con muchas carencias y bolsas de pobreza, y otros en entornos más desfavorecidos, como los Colegios San Pedro de la Línea y San José Virgen de la Palma de Algeciras, con programas de Educación compensatoria.

Centros todos concertados, en Infantil, Primaria, ESO, Formación Profesional y algún Bachillerato. Todos, excepto dos, cuentan con unidades de apoyo a la integración que atienden al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo. El colegio 'Jesús María la Asunción' de Jerez, con 3 unidades de apoyo a la integración, atiende especialmente a alumnos con síndrome de Down.

Ayer miércoles 6 de abril estos centros celebraron la Jornada de la Escuela Católica de la provincia de Cádiz. Centros que en el marco de la libertad de enseñanza que consagra el artículo 27 de la Constitución Española, quieren ser una alternativa complementaria al resto de centros, públicos y privados, con los que conviven y comparten en su mayor parte los mismos objetivos educativos.

Centros que a lo largo de los años y con el esfuerzo de las titularidades y bienhechores han mejorado sus instalaciones y renovado sus equipamientos. Centros que, con la profesionalidad y vocación de sus docentes, actualizan sus programas y metodologías, para, así, ofrecer una educación de calidad a todos sus alumnos. Centros que transmiten valores humanos y cristianos, que pretenden formar personas para los demás, abiertas y tolerantes. Centros que compensan las circunstancias y carencias del momento gracias a la entrega de profesores que asimilaron y se identificaron con cada carisma institucional y hoy asumen funciones directivas, tutoriales y pastorales.

Escuelas Católicas reconoce las dificultades del momento para todos. Por ello precisamente reivindica su puesto en la sociedad, porque es la propia sociedad quien demanda unas escuelas… que no llegaron ayer.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios