La esperanza existente desde el imperio romano, del Sacro Imperio, del imperio español, de unión de Europa, se transformó a través de las conquistas de Napoleón en un clamor entre poetas, músicos, literatos, liberales demócratas. Digamos Víctor Hugo, Beethoven, Von Schiller, Goya, Floridablanca. Recordemos violencia de Hitler…

Hasta el año 1957 en el que se acuerda la unión productora del carbón y el acero, donde se inicia una etapa de colaboración entre unos pocos países europeos, no se termina con las guerras que tantos muertos producía, fundamentalmente hijos de la clase obrera. En 1957 se firma el Tratado de Roma con el que se constituye el “mercado común” con los deseos de construir un espacio basado en la no violencia, la cooperación y los derechos de la ciudadanía europea.

Vivimos actualmente una época de retroceso del ideal europeo de colaboración y bienestar para todos. Partidos de derecha y extrema legislan para abolir los valores de Libertad, Igualdad, Fraternidad. También se criticó duramente la “Europa de los mercaderes”. El individualismo, el egoísmo, el beneficio espurio ha ido alejando a grandes sectores de la población de la igualdad de oportunidades a través del esfuerzo y el trabajo. No partimos desde el nacimiento de cada europeo con las mismas condiciones sociales y económicas, y eso puede llevar al rechazo del principio: “de cada uno según su capacidad y a cada uno según su necesidad” Hoy es el Día de Europa. ¡Viva!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios