"Que Dios no nos mande todo para lo que nos tiene preparados". A esa frase me agarro cuando pasa algo así tan cerca y tan tremendo. Iba a escribir de otras cosas , de esas cosas que pierden toda la importancia y consistencia cuando se cruza en el camino una notica tan triste y real. Cristina, la hija de Faustino y Carmen , los del Bar Juanito, ha fallecido muy joven después de luchar cómo una valiente en toda regla. Mucha fuerza a su marido que tiene una muy importante tarea con sus hijos. ¿Entonces de qué voy a escribir? Si te quedas sin aliento, sin sentido y sin palabras cuando el viernes noche te dan esta fatal noticia. Cristina deja familia, esposo a quien le toca explicar sin tener explicación por qué se ha ido Cristina. Por qué se ha tenido que ir la madre de estos niños pequeños cuando más falta hace una madre, cuando en teoría es el momento más bonito de una familia joven. No es justo. Es terrible, es doloroso tener que enfrentarse a esta realidad de la vida. A su familia, a sus padres Carmen y Faustino, a sus hermanos, que bien los conocemos, solo puedo decirles esa frase tan acertada en su estructura y mensaje "os acompaño en el sentimiento " . Solo eso solo puedo decir con humildad y resignación, os acompaño en el sentimiento, porque es imposible poder sentir lo mismo que vosotros, familia , esposo y padres. Por eso, por esa cercanía que tenemos. os pido entereza, la que se pueda sacar de este pozo de lamento. Que miréis a vuestro alrededor porque sois imprescindibles para todos ellos. Que tengáis esa fuerza que siempre os ha caracterizado en vuestra vida para tirar del carro hasta cuando se ha atascado . Quizás nunca se atascó como ahora, pero no hay otro camino que el de mirar a vuestro alrededor y darle todo el cariño a vuestros nietos, a vuestros hijos que os acompañan en este dolor. Rocío, Juan... adelante , adelante. Esta 'cláusula del contrato de la vida' está presente desde que nacemos y en cualquier momento la exige 'la otra parte' sin previo aviso ni negociación.

Es una lucha que sucede día a día en miles de familias. Nadie está a salvo. Detrás de cada enfermedad hay una familia que se rompe, pero vosotros podéis resistir con la Fe y esperanza que hay que sacar en estos precisos momentos. Hoy solo puedo daros un fuerte abrazo; hoy solo puedo ponerme de vuestro lado con la tristeza, pero con la esperanza de saber que somos tan frágiles y tan fuertes. Hoy solo cabe ofreceros el cariño y el consuelo. Hoy no puedo decir "y vaya udcondió".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios