Desde mitad del verano - el adelanto de las fechas habitualmente establecidas es una más de las arbitrariedades de nuestra sociedad - llevan ustedes soportando el anuncio de los gastos que se les avecina con el inicio del curso escolar -por cierto que aquí también ha habido un adelanto sin que nadie haya dado una justificación clara y contundente y a costa del trabajo de los maestros que han debido preparar a prisa y corriendo todo lo mucho que se cuece antes de la llegada de los alumnos -. Las cifras presentadas en tales informes y con lo que tenemos encima es, no sólo para asustar a cualquiera, sino para echarse a llorar delante de las eficientes cajeras de los grandes almacenes -desgraciadamente para ellos, los libreros de toda la vida cada día venden menos libros de texto -. Lo cierto es que el comienzo de las clases supone un desembolso adicional a las escasitas economías familiares, aunque les aseguro que no es tan exagerado como podría pensarse a juzgar por lo que aparece en los informes alarmistas. Si tenemos en cuenta que todos nuestros alumnos de primaria de colegios públicos tienen los libros gratis, la cuenta se ve considerablemente disminuida. También deberemos olvidarnos de tantas tonterías superfluas como existen en torno a los productos escolares y que solo sirven para engordar el, ya de por sí, rellenito afán consumista de nuestros hijos. Si se olvidan ustedes de la mochilita de marca, de las prendas deportivas que anuncia el tenista de moda, de los sacapuntas en forma de casco de Fernando Alonso, de los cuadernos con el careto de la niña cantante americana, de las zapatillas de deporte que andan solas, de las cajas de lápices de colores que harían la envidia de Picasso, de la carísima sudadera -casi siempre algo hortera- que el niño no se pone y olvida en el perchero del aula todo el curso, y así una larga lista de compras pseudoinútiles, y se fían ustedes de lo necesario que les recomienda el tutor de sus hijos, les garantizo que se llevarán una agradable sorpresa. ¡Feliz curso a todos!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios