la nicolumna

Nicolás Montoya

Feria de ganado

TODO parece que se mueva en función de los tipos de interés, las primas y los tíos carnales de traje planchado. Sea por el interés mercantilista de los nuevos tiempos o porque prima el tipo antes que el interés real de las personas, lo cierto es que lo del tipazo se estila mucho estos días. Y por desgracia la modita también ha llegado al Real. Porque la realidad es que el dinero público -aquel que no iba a ir a ningún banco- está concentrado en pocos sitios. Uno de ellos en la Feria de Jerez. No hay nada más real que el entorno del González Hontoria.

De la primitiva feria de ganado a la de nuestros días las cosas no han cambiado mucho. Hay que comprar y vender. Ganado, mercancías, ilusiones y libertad de diversión. Más aún cuando hay la sensación de ir de prestados ahora que las ferias parecen ser que pertenezcan a los políticos que las gestionan en vez de a los más pequeños que lloran en los cacharritos o de las mujeres de sevillanas de los miércoles de calor. Cada cual con su tipito, todo el mundo entra con su realidad por las puertas y con el primer albero de los pies se olvida de su otra realidad. De los problemas sobre todo. Aunque se encuentre otros. Pisotones, bullas, empujones, polvo hasta la médula, precios de locura, tasas, impuestos y sustos por cualquier maniobra de coche de caballos. Es la solidaridad de los que se encierran en una especie de campo de concentración de la media de fino y de la botellona regulada. Es el gran hermano virtual de cada mes de mayo. No hace falta vestirse de corto o llevar traje de gitana para estar integrado a sabiendas que no habrá expulsados hasta el domingo por la noche. A este paso, la fiesta del alcohol y del albero va a ser conocida como la mejor de las terapias. Con la tranquilidad que se pasea por la calle Larga, la facilidad de las compras en los supermercados, el poco trasiego en la piscina municipal, o lo bien que se aparca por el centro estos días son los efectos colaterales. Todo no va a ser tipo impositivo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios