La esquina

josé / aguilar

Gobernar en solitario

SEGUIMOS con los presumibles planes de Susana Díaz para adelantar las elecciones andaluzas desprendiéndose de la compañía incordiante de Izquierda Unida (ayer mismo repitió aquí que su objetivo es gobernar en solitario) y aprovechando que el PP no levanta cabeza ni consolida su nuevo liderazgo desde su éxito electoral de las autonómicas de 2012.

Susana y "su gente", como llama a su círculo más íntimo, dan mucha importancia a la percepción que los andaluces tienen de ella y de su primer año de gestión. Y las encuestas que manejan, ajenas y encargadas por la Junta -vamos, que se las pagamos entre todos-, cimentan su optimismo y le incitan al adelanto electoral. Díaz cae bien a la gente, la ven cercana, preocupada por los andaluces y decidida, aunque su gestión sea manifiestamente mejorable. Es la única líder política andaluza que recibe un aprobado.

Otra cosa que dicen las encuestas es que el PSOE de Susana vuelve a ser el partido de la mayoría relativa, situándose de nuevo por encima del PP y recuperando la legitimidad para gobernar sin necesidad de "pactos de perdedores". Y, en mayor o menor grado, los sondeos también coinciden en pronosticar que la irrupción de Podemos no ha sido flor de un día, sino que superaría las expectativas electorales de IU en unos comicios autonómicos.

De este modo, aunque el fenómeno de Pablo Iglesias socave en parte la fuerza del PSOE andaluz, a quien de verdad dañaría sería a IU. Si Podemos arrebata escaños a la coalición, ésta dejaría de ser necesaria para que el PSOE vuelva a gobernar. ¿Sería el momento de un bipartito PSOE-Podemos en vez del actual PSOE-IU? Seguro que no. Susana Díaz nunca gobernará con los indignados de vocación bolivariana. ¡Si ya soporta a duras penas hacerlo con IU...! Todo lo que no le gusta de los poscomunistas lo tiene Podemos multiplicado por cien.

En ese contexto se abriría paso la eventualidad del Gobierno en solitario de los socialistas al que se refiere cada dos por tres Susana Díaz. Con la minoría mayoritaria de escaños parlamentarios y negociando según la ocasión con IU, Podemos, PP y, eventualmente, UPyD. El escollo fundamental serían los Presupuestos de la comunidad autónoma, cuya salida adelante exigiría pactarlos con los populares. Es difícil, pero no imposible, y mucho mejor, para Susana, que las otras alternativas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios