Línea de fondo

Santiago Cordero

Santiago.cordero@jerez.es

El 'Gran Jerez'

El mundial saca el lado más miope de la política

Cada año, con motivo del mundial de motociclismo, suele resurgir en el ambiente político más catetil del entorno una reivindicación de la patria chica. Cada primavera llega el momento de hablar del 'Gran Jerez' para referirse a Jerez y los pueblos de los alrededores, creando debates estériles a más no poder.

Si uno sobrevuela Madrid, ve un área metropolitana que denominamos Madrid, sin hacer distingos en Rivas -Vaciamadrid o Móstoles o Leganés-. Si sobrevuelas Londres o Nueva York más de lo mismo. Sin embargo, cuando un avión entra por la Bahía de Cádiz con destino al aeropuerto de Jerez, los que somos de aquí nos empeñamos en ver Cádiz, San Fernando, Puerto Real, El Puerto de Santa María, Sanlúcar, Chipiona, Rota y Jerez, demostrando lo miopes que somos y que una vez con los pies en tierra se demuestra con las absurdas reivindicaciones localistas. Si en vez de ver eso desde el cielo, fuésemos capaces de ver una espectacular y grandiosa área metropolitana que se disemina sobre un terreno singular y natural, con una población de un millón de habitantes, lo llamemos como la llamemos, entonces seríamos capaces de trabajar juntos por desarrollar este rincón del sur de España, que es nuestra provincia de Cádiz. Pero seguimos instalados en la miopía del pasado, y mientras el inmatable sigue hablando del 'Gran Jerez', el burdo imitador habla de Jerez Capital.

Aunque se puedan hacer mejor las cosas para retener a los moteros en nuestra ciudad, cualquier persona con un mínimo de reflexión debe entender que después de más de treinta años de motociclismo en Jerez los moteros hayan descubierto las maravillas de este rincón del sur de Europa. Parece muy lógico que con el sol pegando en primavera, con los kilómetros de playa, con la gastronomía de la provincia, cada cual se haya preparado un buen plan de viaje. Aquello de quedarse a las puertas del circuito todo un fin de semana, en una tienda entre miles de tiendas, puede que se haya quedado un pelín desfasado. Pero si alguien que recorre cada mañana hora y media en Madrid o Barcelona para ir a trabajar, descubre que la playa de Bolonia o El Palmar o Bajo Guía está en moto, por autovía en cuarenta minutos, es fácil de entender.

Se trata de que, empezando por nuestros políticos y terminado por ellos, nos demos cuenta de la zona tan maravillosa y privilegiada en la que vivimos. Las rencillas futboleras, las peleas por el nombre del aeropuerto, las reivindicaciones pueriles e innecesarias de capitalidades sólo sirven para frenar el desarrollo económico tan necesario de nuestra provincia. En lo que siempre tuvo razón Pacheco, fue cuando clamaba que el Circuito de Jerez y su gestión eran algo que debía trascender a un Ayuntamiento y que debía ser asimilado como mínimo por la Junta de Andalucía.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios