lA torre del vigía

Juan Manuel Sainz Peña /

(In)civismo

Define el diccionario de la RAE, en su segunda acepción, el civismo como "Celo y generosidad al servicio de los demás ciudadanos", lo cual, visto lo visto en las calles de Jerez, a nuestros gobernantes locales les debe sonar a chino mandarín. No se explica, sino, cómo se permite que las obras de canalización o de cualquier otro tipo se puedan hacer a partir de las 15:30, usando para ello martillos hidráulicos, taladradoras y demás maquinaria para partir el suelo y levantar adoquines.

Lo lógico -que viene siendo lo menos abundante desde hace muchos años en este misérrimo Ayuntamiento- es que las obras se hagan por la mañana, y no cuando muchos, incluidos niños, ancianos, enfermos y gente que madruga para ir al trabajo, tratan de echar una cabezadita. Pero no, aquí eso debe importarles muy poco a quienes firman licencias o son (in)competentes en este menester de dar permisitos para la obra.

Digo yo que al delegado de turno, mientras los golpes y el escándalo no le toquen bajo su casa, se la repamplinfla. Eso de que se líen a porrazos debe importarles un pito, y si el vecino o el pequeñito quiere dormir en su cuna, pues que se joda, ¿verdad?

Desconozco si en otras ciudades andaluzas se actúa igual -conociendo el percal, lo más normal es que también ocurra-, pero estoy seguro de que en otros sitios más civilizados se respetan unos horarios y las obras se ejecutan dentro de un horario, y no a la hora que a la constructora le viene estupendamente porque, tal vez, por la mañana tenga el tajo en otro sitio y no pueda estar en dos sitios a la vez. La pasta es la pasta, claro.

Y así nos va. Aquí cada uno va a lo suyo. Obras a destiempo y palquitos instalados para solaz de medalleros y amigos de los golpes en el pecho. Si el resto tiene que dar un rodeo de tres pares de narices para llegar a un sitio pues como con la obra: que se fastidie.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios