DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Entre paréntesis

Rafael Navas

rnavas@diariodejerez.com

Lecciones de vida

En tiempos de hastío político, social y de todo tipo, tres historias vienen a devolvernos la esperanza. Pepe Ravelo, un deportista que ha dejado su huella en muchas generaciones de jerezanos, jugador de fútbol, pequeño empresario, rey mago... le ha ganado la batalla al peor rival posible. "He ganado el partido de mi vida", ha anunciado feliz y nos ha hecho felices a muchas personas que le queremos en esta ciudad, que el próximo 26 de octubre le entregará el título de Hijo Adoptivo con todo merecimiento. Desde que supo de su grave enfermedad, Pepe ha sido con su testimonio un ejemplo de valentía frente a la resignación. No cabe duda de que el deporte es una gran ayuda en estos casos y ha quedado demostrado que la fe y el espíritu de lucha, con la Medicina por supuesto, hacen el resto. La recuperación de Pepe Ravelo es una gran noticia para todos en Jerez, no sólo porque es una persona muy querida sino por lo que puede suponer de estímulo para muchas otras personas que están en su misma situación.

La segunda historia no tiene el mismo final pero, como la de Pepe, encierra un gran ejemplo. Es la de Daniel Liñán, un joven jerezano que falleció en un desgraciado accidente en Lisboa cuando viajaba en una moto. Sus padres son muy conocidos y queridos en Jerez, especialmente su madre, Mercedes Gómez, Mite, presidenta de Manos Unidas. Ambos, como el resto de su familia, están destrozados. Pero dentro del dolor han dado un testimonio ejemplar. Lo contaba en estas páginas Paco Domouso, presidente de Cáritas y amigo de la familia: "Yo, que los llamo para darles ánimos... me encuentro que la serenidad, en el dolor, me anima y me evangeliza. ¡Todo lo ponen en manos de Dios! Cuando muchos me preguntan para qué sirve la fe, siempre respondo: ¡Para vivir, en el encuentro y en la serena confianza! Y hoy y ahora me lo vuelven a enseñar Mercedes y Daniel". Es difícil encontrar palabras que añadir para algo así.

La tercera historia la protagonizan tres hermanos: Eduardo, Joaquín y Mariano Gómez Beser. Juntos, cruzarán el Estrecho de Gibraltar a nado en un reto solidario para conseguir fondos que permitan sufragar cinco becas del 'Proyecto Ictus Infantil' de Cáritas Diocesana y el Instituto Chárbel. Detrás de su reto están las historias de Alba, Lucía, Juan, David y Dilan, cinco niños que han sufrido daños neurológicos y necesitan de un tratamiento que arroje luz y esperanza a sus vidas.

Las de Pepe, los Liñán-Gómez y los Gómez Beser no son las únicas historias que dan lecciones de vida. A buen seguro hay muchas más que, anónimamente, cada día demuestran hasta dónde pueden llegar las personas. Dentro de tanta mediocridad, insolidaridad, debilidad, egoísmo y falta de valores, han demostrado la diferencia que existe entre lo importante y lo urgente. Han puesto en evidencia las pequeñas historias que cada día nos preocupan. Fijémenos e inspirémonos en ellos porque en sólo siete días nos han dado un ejemplo para toda la vida.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios