P ARA ver el mundo desde todos los ángulos. Arranca en nuestra ciudad la XV Campaña de Animación a la Lectura, cuyo contenido y novedades fueron presentados al público por el Delegado Municipal de Turismo, Cultura y Fiestas en fechas recientes. Iniciativas culturales como esta pasan desapercibidas al carecer de eco mediático en una sociedad en la que prima lo material. Pero en este caso estamos hablando de un valor que trasciende lo puramente práctico: la importancia de la lectura. El hecho de que los niños y adolescentes se sientan atraídos por la actividad lectora es un reto al que se enfrentan con imaginación y coraje quienes desde hace años ponen en marcha este Programa Educativo. Extender el interés por libros más allá de las aulas es un empeño a todas luces plausible. Justo en un mundo en el que el desarrollo del pensamiento creativo y de la comprensión de la realidad, a través de la reflexión lectora, ha quedado relegado a un segundo plano por el uso indiscriminado de las nuevas tecnologías, surge de nuevo una apuesta decidida por la lectura. El acto lector demanda del niño una opción personal frente a otras ofertas más lúdicas, pero menos fatigosas. De aquí que sea tan importante que desde la autoridad municipal se estimule la lectura entre los más pequeños. Se trata de lograr adeptos a la lectura, de facilitar el acceso de los menores a los libros, de incentivar su motivación por dedicar parte de su tiempo libre al placer de leer.

Todos los actos, celebraciones y efemérides relacionados con la lectura: Día de la Biblioteca, celebrado el pasado 24 de octubre; Día de la Lectura en Andalucía a celebrar el 16 de diciembre; el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil, el 2 de abril, y del Día de Libro, 23 de abril, son hitos importantes en este calendario anual en pro de la promoción de la lectura y de la captación de nuevos lectores. La búsqueda de respuestas a muchas preguntas sin responder, el conocimiento del pensamiento de las mentes ilustres que nos antecedieron, las soluciones que nuestros predecesores dieron a los mismos problemas que hoy nos acucian, todo lo podemos encontrar en los libros. De ahí la importancia de que los más pequeños se "enganchen" a la lectura, de que descubran que leer es alimentar su mente, que interpretar los mensajes escritos es ejercitar sus neuronas, que sumergirse en los universos creados por cada autor en sus obras es participar de otras vidas, es tomar contacto con otras verdades, es ponerle cara a los sueños que otros vivieron.

Un ejercicio lector que no solo proporciona placer al que lo practica, sino que enriquece su mente. Se trata de leer para buscar nuevos enfoques con los que entender lo que nos pasa. No existe nada más gratificante que verse reflejado en los personajes de una novela. Pueden haber pasado muchos años desde los hechos contados en el relato, pero los sentimientos humanos no tienen edad. El lector puede comprender mucho mejor la razón de sus actos cuando lee que lo mismo que él hace, lo hicieron otros, y además con iguales resultados. Todo es poco para lograr que la lectura se convierta en hábito entre los escolares de hoy. Ellos serán los hombres y mujeres del mañana, los que tendrán que tomar decisiones importantes en una sociedad en la que el libro no será una rara avis.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios